[Serie Máximo Gozo] Parados en las promesas de Dios

Dia 1 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Parados en Sus promesas


Una de las mayores tragedias que he visto entre los cristianos proviene de no tener la seguridad de la salvación. Creen en Jesús, entendieron completamente las buenas noticias sobre el Evangelio de Jesucristo - el Hijo de Dios vivió la vida que deberíamos haber vivido y murió en la cruz por nosotros - pero aún no están seguros de su salvación.


Esta falta de seguridad proviene de no estar parado en las promesas de Dios. Cuando lees la carta del apóstol Juan a la iglesia, ves lo importante que era para él que entendiéramos y supiéramos que, si muriéramos esta noche, despertaríamos en la presencia de Dios.


En 1 Juan 5:13, declara: “Les escribo estas cosas a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna” NVI. 


Cuando alguien ha confiado en Cristo, después de haberle presentado el evangelio, le pido que me lea este versículo en voz alta. Miro hacia otro lado mientras leen, para que sepan que no estoy mirando directamente el texto. Cuando llegan a la palabra creen, los interrumpo y les pregunto: "Alberto, ¿crees en Jesús?". Por lo general, dicen que sí. Luego les pido que sigan leyendo. Esta vez, cuando llegan a la palabra sepan, los interrumpo bruscamente y les pregunto: "¿No dice ‘adivinar’?”. Por lo general, se quedan medio perplejos y me responden: “No. Dice sepan”. Protesto un poquito y les digo: “¿Pero, no dice ‘esperan’?”. Entonces, con un poco más de convicción, por lo general responden: "No, dice, sepan". Luego, rápidamente digo: "Eso es correcto". Dice sepan. Así que, Alberto, si alguien se te acerca dentro de un par de semanas y te pregunta si irás al cielo cuando mueras, no tienes que decir: 'Bueno, supongo que lo haré'. No lo hagas. No tienes que decir: 'Bueno, ciertamente lo espero'. Simplemente dices: 'Sí, lo haré', porque tú lo sabes".


Entonces, mi pregunta para ti hoy es: “¿Estás seguro de tu salvación? ¿Sabes que tienes vida eterna?”. Estas son preguntas con las que muchos cristianos luchan en estos días. Por esta razón, el apóstol, inspirado por el Espíritu Santo, escribió este maravilloso versículo. Es uno de los textos que nos brindan más seguridad cuando se trata de saber que estaremos con el Señor cuando muramos. Puedes saber en este mismo momento, justo donde estás sentado, que has nacido de Dios y pasarás la eternidad con Él.


Hoy, y durante todos estos días, aprenderemos a pararnos firmes en las promesas de Dios y a comprender cómo luchar cuando el enemigo de nuestras almas, el diablo, intente sembrar dudas en nuestras mentes. Al hacerlo, experimentaremos gozo al máximo.