[El amor de Dios] Constante e irrevocable

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Dios es amor


Independientemente de la versión de la Biblia que elijamos leer, la palabra «amor» se encuentra muchas veces en la Biblia. Podemos encontrarlo en todas partes. Encontramos el amor de la creación a la creación, de la creación al Creador y del Creador a la creación. Y se puede describir de maneras diferentes.


¿Alguna vez te has preguntado, qué es realmente el verdadero amor? ¿Alguna vez lo has sentido? ¿Alguna vez has amado realmente a alguien? Nos enfocaremos en el amor de Dios, por la duración de este devocional, descubriremos algunos aspectos del amor de Dios hacia nosotros, hacia los demás y hacia él. Primero, procedamos a definir qué es el amor, según la Biblia. 1 Corintios tiene la definición perfecta de lo que realmente es y significa, el verdadero amor. El amor, no es solo un sentimiento o una emoción, o incluso una reacción a las acciones de otra persona. El amor es. Al contrario, el amor no es algo que se le de como un rótulo de identidad a las acciones. El verdadero amor, no cambia de acuerdo con lo que hace o no hace el objeto del afecto. Simplemente es.


Dios es amor. Todo lo que hace y todo lo que hizo es por amor. Él es la forma más pura de amor. Él es la verdadera medida del amor. El amor fue hecho por él, para él, a través de él. No es hasta que conocemos a Dios, que realmente podemos entender lo que es el amor.


Dios muestra su amor por nosotros de muchas maneras. ¡Él dio a su hijo en sacrificio por el perdón de nuestros pecados porque nos ama tanto! Él hace todo para trabajar juntos por nuestro bien, porque nos ama. Él creó todo para que lo disfrutemos, porque nos ama. No importa lo que hagamos o no, Dios es amor. Y porque es amor, no puede ir contra sí mismo. Él es quien es; se basa en su carácter, no en nuestras acciones. Entonces, no importa lo que hagamos, él nos sigue amando. Porque el amor es él, él es amor.


Mi oración por ti es que puedas conocer a Dios de una manera más profunda. Que, al conocerlo más, puedas sentir un amor como nunca has sentido. Que puedas entender lo que es el verdadero amor, para que tu vida y la de los que te rodean, cambiará para siempre. Porque cuando el amor de Dios toca algo, no puede permanecer igual.