Una mujer importante: Descubriendo el propósito

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Apreciada, preciada y valiosa


¡Fuiste creada a propósito, para un propósito y con propósito! ¡Qué verdad tan extraordinaria, pero, tristemente, muchas veces no la creemos! ¿Me permites repetir esta declaración para que el poder de estas palabras penetren en tu alma sedienta de propósito? 



¡Fuiste creada a propósito…para un propósito…y con propósito! No permitas que ninguna persona ni situación te convenza de lo contrario.



Sólo se necesita una oración para explicar definitivamente por qué tu existencia es tan importante en el planeta Tierra durante la primera parte del siglo veintiuno para los planes de Dios y la eternidad. Puedes comprender tu asignación general con esta sencilla pero profunda verdad: ¡Estás aquí para revelar la historia de Jesús! Estás aquí para que Jesús pueda estar presente en carne y hueso a través de ti. Tu vida será tan importante como tu decisión de dar tu vida y contar la historia de Jesús. ¡El propósito principal e impulsor de tu vida es revelar a Jesús a otros!



Si crees en las verdades de la Escritura, entonces debes creer que antes de que nacieras, el Dios del universo te tenía ya en Sus pensamientos. No estás aquí por accidente ni error; estás aquí por el propósito y los planes intencionales de Dios. En el Salmo 139:17 (NTV), David proclamó, “Qué preciosos son tus pensamientos acerca de mí, oh Dios.” ¡Piensa un momento en eso! Un hombre común, con frecuencia atrapado en el desaliento y la depresión, gritó desde las profundidades de su ser que su Creador, Aquel que lo fabricó, ¡tenía pensamientos maravillosos sobre Su creación!



Dios, tu Padre Celestial, no sólo tiene un propósito para tu vida, sino que el Salmista describe qué tipo de propósito está en Su maravillosa mente. ¡Su propósito para tu vida es “precioso”! La palabra hebrea que describe los pensamientos y planes de Dios para tu vida significativa es yaqar. Esta palabra significa, en efecto, “ser preciosa,” pero también se puede traducir como “ser apreciada, preciada, valiosa y costosa”. Abarca la idea de ser preciada y extremadamente valiosa. El propósito que Dios ha agregado a tu vida es valioso para Él y Su reino.



Eres una mujer de valor y valía.



Basar tu identidad y el valor de tu propósito en el plan de Aquel que te creó es fundamental para determinar una autoestima verdadera. ¡Tu Creador tiene pensamientos valiosos sobre tu vida! Aquel que tejió las partes de tu ser tiene planes incalculables y metas valiosas reservadas para ti.



Dios quiso que los minutos de tu vida fueran grandemente importantes durante tu breve tiempo en el planeta Tierra. ¿Acaso esto no trae gozo a tu corazón? ¡Él pensó en ti e hizo preparativos para ti! ¡Eres Su creación única por siempre!