Convirtiéndote en un Padre listo para la Batalla

Devocionales

 Paternidad Bajo Ataque


¿Necesitamos una estadística más para demostrar el dolor que un padre desconectado infringe en la sociedad? Está muy bien documentado: Hogares sin padres son mucho más propensos a producir jóvenes que no alcanzan sus metas académicas, abandonan su fe, entran en adicción a drogas o alcohol y participan en crimines violentos.


Padres, el enemigo nos tiene en la mira. Él quiere que fallemos. Hay mucho en juego y nosotros padres requerimos profundidad espiritual y valor para reconquistar el terreno que anteriormente hemos cedido. Las buenas noticias - nuestro Dios es el Padre perfecto y Él nos enseñará y nos dará el poder necesario para tener éxito. El provee guía, ánimo e instrucción en Su Palabra sobre como modelar Sus atributos y apropiadamente disciplinar a nuestros hijos e hijas. No toda la esperanza está perdida.


Pero, debemos entender los métodos de Satanás si queremos salir victoriosos. Considera esta analogía: Las mentiras de Satanás son como un condimento picante ("Te mereces una mejor familia" o "No le importas a Dios") y otras no tan picantes ("Tú puedes" o "Está bien que trabajes mucho para que tu familia pueda tener una buena vida"). Su meta es llevarnos a consumir cualquier condimento de engaño, sea radical o insípido.


Si él no puede lograr que dejemos a nuestras familias física o completamente, y abandonar nuestro rol como líder espiritual,él tratara por lo menos de convencernos de que debemos hacerlo bajo nuestro propio poder. Algo que él conoce bien - cuando estamos trabajando solos, somos más fáciles de ser derrotados.


Hoy, no seas engañado en creer una de sus mentiras. Comprométete a ser el líder espiritual de tu hogar y, con mucha importancia, a serlo confiando en el poder de Dios, no en el tuyo. El Señor quiere que salgas victorioso, por tu bien, y por el de tus hijos.


¿Sientes que la cultura se está llevando a tu hijo y necesitas más ayuda? Revisa nuestra guía Culture War. Se trata de cómo ganar la batalla entre la cultura y tu hijo.