Descanso para el cansado

Dia 3 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

¿Cómo aprendemos nosotros a someternos al yugo fácil de Jesús como nuestro Señor? 



El tercer imperativo que Jesús dio en este pasaje fue: 



“Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:29). 



Nosotros entramos en la escuela de Jesús del yugo fácil y la carga ligera, viviendo nuestra vida como Él la vivió. Mientras estudiamos Su vida en la Escritura y respondemos en obediencia y oración, aprendemos a seguir su mandado:



“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por causa de Mí, la hallará” (Matthew 16:24-25). 



En resumen, nosotros aprendemos de Jesús al comprometernos ser sus discípulos. Nos sentamos a Sus pies aprendiendo a copiar su forma de vivir hasta que llegue a ser la nuestra. 



Yo no quiero que vayas a pensar que ir a Jesús, tomar Su yugo, y aprender de Él significa que mágicamente seremos aliviados de nuestras cargas y aflicciones. Sígnifica, que la carga nos parecerá más ligera al darnos cuenta que estamos en yugo con Aquel que tiene el poder para cargar el peso de todos nuestros pecados en la cruz. 



¿Te has comprometido a convertirte en un discipulo de Jesus?—¿no solo en alguien que ha recibido Su oferta de salvación, sino en alguien quien de manera activa busca copiar Su forma de vivir en su propia vida? 



Si quieres leer más acerca de cómo encontrar a Cristo en temporadas de sufrimiento, pulsa aquí para bajar un libro del Dr.Tony Evans titulado “Joy in Adversity.”