Una vida en misión.

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

¿Qué es una vida en misión?


Hay un término latino antiguo, “Missio Dei” que significa “Misión de Dios o El Envío de Dios” – se refiere a la gran misión de Dios de restaurar su relación con la humanidad (enviando a Jesús). El nos llamó como Su iglesia a ser parte activa de esta misión, la cual ha estado presente por miles de años y aún continúa vigente en nuestros días.


Jesús es la clave de esta misión. Es a través de Él que podemos formar parte de esto. Jesús no solo fue el puente para que nosotros pudiéramos reconciliarnos con el Padre, sino que también, El mismo nos dio el ejemplo de lo que significa una vida en misión.


La “Gran Comisión” dada en Mateo 28:18-20, es nuestro llamado y exhortación de parte de Jesús. Esto es, “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra, Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”


Esto no es solo un llamado para algunos, sino que es un mandato personal que también te incluye a ti como seguidor de Jesús. Puede parecer una tarea muy pesada y en algunos aspectos lo es, pero nadie dijo que la tienes que realizar tú solo. Puesto de manera más sencilla, se trata de vivir como seguidor de Cristo en todas partes y abrir tu boca para compartir con los demás la esperanza que tú tienes. En todas partes, no significa solo algunas partes de tu vida, sino cada una de ellas.


Por lo tanto, es de suma importancia que conozcas a Dios por ti mismo. Cuando conoces a alguien, puedes entender sus maneras, su carácter y hasta pudieras llegar al punto de tener una amistad íntima y cercana con esa persona. Cuando esto pasa, quieres pasar mas tiempo y compartir tu vida con ella.


Algunas veces la vida en misión se ve grandiosa, pero en otras se ve sombría. Puedes realizar tu misión con otros o de manera individual, pero nunca se puede llevar a cabo sin el Espíritu Santo. Él es fundamental en la estrategia, al punto que obedecer a su llamado y a su guía, nos da la seguridad de ser efectivos en la misión.


La vida en misión no es una tarea, es más bien un estilo de vida y un compromiso que adquirimos con gusto al aceptar a Jesús. Aceptar a Jesús es aceptar la misión.


Cuando aceptamos a Jesús recibimos identidad y propósito. Somos “salvos” y “llamados” de acuerdo con Su propósito y misión. Si alguna vez te has preguntado cuál es tu propósito, mira a Jesús. ¡Él ya te lo ha mostrado! Eres llamado a unirte a Dios en Su gran misión de reconciliar a la humanidad con El. La pregunta es: ¿estás siendo efectivo en tu misión y obedeciendo?


Descarga en forma gratuita la aplicación de yesHEis para a yudarte en este nuevo estilo de vida.