Cuando El Cielo Es De bronce

Dia 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 “La noche oscura del alma”


Hay un dicho en los labios de muchos cristianos que dice: “Estoy bendecido, prosperando (algunos añaden ‘saturado’) y en victoria”. No hay nada de malo con este dicho; pero por encima del positivismo que éste encierra, todos sabemos que no todo el tiempo describe la realidad de nuestras vidas. Uno de los problemas con esa línea de pensamiento es que cuando las cosas no marchan a nuestra manera, tendemos a desanimarnos, o a sentirnos mal. 


Muchos cristianos hoy en día le exigen a Dios que conteste todas sus oraciones y les conceda todas sus peticiones porque se sienten con derecho. Hasta ‘declaran y decretan’, creyendo que con estas palabras pueden obligar a Dios a que les conceda sus peticiones.


Sin embargo, sabemos que llegan tiempos difíciles a nuestras vidas; cuando pasamos por “el valle de sombra y de muerte”, cuando no importa cuánto tiempo hayamos orado, Dios está en silencio. ¿Qué hacemos, entonces? ¿Continuamos orando y esperando, aunque haya silencio? ¿Continuamos confiando y creyendo en Dios a pesar de parecer ser ignorados? ¿O dejamos de servir a Dios?


Tome un momento y reflexione, sea honesto consigo mismo; cuando pase por su “valle de sombra y de muerte”, cuando la prueba toque a su puerta y se encuentre arrinconado y sin escapatoria, ¿cuál será su reacción; cuál será su tendencia? ¿Peleará por confiar y creer, o se rendirá y se entregará al temor y la duda?