Un Llamado A La Oración

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

“El gran trabajo”


“Es tu misión, si decides aceptarla…” es una frase importante que predominó en una serie de televisión norteamericana, llamada Misión Imposible. La oración es nuestra misión. No obstante, para nuestra dicha y contrario a la famosa serie, tener una vida de oración no es una misión imposible.


Cuando medito en la oración y en los grandes guerreros de oración pienso en mi abuelita. Ella ora siempre por todo y por todos sin falta. Hasta el día de hoy yo puedo contar con mi abuelita cuando tengo una petición y necesito que me ayude en oración. También pienso en mis padres y las incontables veces que los he encontrado arrodillados al lado de su cama orando y clamando a Dios e intercediendo por nosotros sus hijos, por provisión, sabiduría, dirección, y buscando la voluntad de Dios. Ahora, con toda honestidad, en lo personal tengo que admitir que he caído en el error de pensar que ellos son buenos en la oración porque tienen ese llamado y esa pasión, y que mi falta de constancia y devoción en mi vida de oración es porque mi llamado es otro. Es cierto que cada uno de nosotros tenemos un rol que desempeñar en el reino de Dios; unos plantan iglesias, otros hacen discípulos; pero todos hemos sido llamados a orar.


Oswald Chambers dijo: “Orar no nos pone en forma para el gran trabajo; orar es el gran trabajo”. ¡Qué gran verdad! Entonces, si la oración es hablar con Dios, todos hemos sido llamados a tener una relación con Dios y a cultivarla cada día de nuestra vida. El gran trabajo es una búsqueda y devoción diaria.