Buscando La Fe Que Sobrepasa Todo Sentimiento

Devocionales

«¿Desamparados?»


Algunos se refieren a esto como «la noche oscura del alma». Otros lo ven como un camino solitario y desértico o como una temporada de sequía. No importa la etiqueta que le adjudiquemos, los síntomas son los mismos. Dios parece estar distante, inaccesible o silente».


C.S. Lewis, en su libro, A Grief Observed (Una pena en observación), el cual escribió después de la muerte de su esposa, describe con intensidad su propia búsqueda: «Pero vete hacia Él cuando tu necesidad es desesperada, cuando cualquier otra ayuda te ha resultado vana, ¿y con qué te encuentras? Con una puerta que te cierran en las narices, con un ruido de cerrojos, un cerrojazo de doble vuelta en el interior. Y después de esto, el silencio».


Jesús mismo se sintió momentáneamente desamparado mientras estaba en la cruz. Recuerdo que mi propio desierto comenzó con una serie de eventos que me llevaron a sentirme desamparada. Todo comenzó con la muerte de mi hija de diecinueve años, seguido luego por el fallecimiento de mi padre y mi abuela. Poco después de esta pérdida, mi esposo sufrió un ataque cardíaco. Todos estos eventos ocurrieron en un espacio de ocho meses. A continuación les comparto unos extractos de mi diario de oración, los cuales reflejan el estado emocional que tenía en aquellos días: 


«Recordaré estos días como días de insensibilidad, desesperación, confusión y búsqueda...Has decidido no llenarme con Tu presencia durante mi dolor. No tengo idea de lo que estás haciendo –me siento sola, enojada, aislada, vacía y desesperada– sin un sentido de dirección».