Descubrimiento: Verdades esenciales del Nuevo Testamento

Devocionales

DIOS: Sólo hay un Dios


La Biblia nos enseña quién es Dios y cómo es Él. La Biblia explica que los cristianos adoran únicamente a un solo Dios y el alabar a otros dioses es desobediencia al único Dios verdadero.




Al seguir el Método del Descubrimiento, puedes acceder al pasaje bíblico de hoy, escuchar la voz de Dios y acercarte a Jesús.


Conoce la historia: Comienza leyendo el pasaje una vez. Luego, revisa la historia de principio a fin respondiendo la pregunta 1. Vuelve a leer el pasaje y responde la pregunta 2. Entonces, lee una vez más el pasaje y responde la pregunta 3.


1. ¿Quiénes son los personajes?


2. ¿Qué acciones toman los personajes?


3. ¿Qué detalles en la historia parecen significativos?


Entiende la historia: Repasa nuevamente la historia respondiendo la pregunta 4 y luego la 5. Si no se describen con claridad en la historia, imagina en qué podrían haberse basado los personajes en cada situación, para llegar a sus decisiones y/o acciones.


4. ¿Cuáles son las emociones de cada personaje?


5. ¿Cuáles son las motivaciones de cada personaje?  


Descubre las verdades: Ahora que tienes una mejor comprensión de la historia, emergerán varias verdades y lecciones.


6.  ¿Qué nos enseña esta historia sobre cómo debemos pensar y actuar?


7. ¿Qué nos enseña esta historia sobre amar a Dios y amar a otras personas?  


Aplica la Verdad: Ahora que has descubierto verdades significativas en la historia, ora pidiendo la guía del Espíritu Santo mientras contestas las preguntas 8 y 9 a continuación.


8. Elije una verdad que parezca la más relevante o necesaria para tu situación actual.


9. Considera formas prácticas en las que puedes aplicar esta verdad a tu vida. (¿Hay algún cambio que debes hacer en tus pensamientos, actitudes, comportamientos o relaciones?)  




Haz una pausa ahora para responder a las lecciones aprendidas en este pasaje a través de la oración. Haz el compromiso de obedecer las lecciones que has aprendido y pídele a Dios la gracia para aplicar su Palabra a tu vida.


No te guardes las verdades vivificantes de la Palabra de Dios para ti solo. ¿Hay alguien en tu vida con quien puedas compartir esta historia bíblica y las verdades que descubriste? Acepta el desafío de compartir lo que has descubierto con al menos una persona esta semana.