Caminemos en amor

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Una evaluación sobre el amor


Jesús nos llama a hacer del amor, la marca distintiva de nuestras vidas. A la mayoría nos va bien cuando se trata de amar a las personas en abstracto, como amar a toda la humanidad. Pero, ¿cómo lo hacemos cuando se trata de amar a las personas de manera concreta y práctica?


Solo entre tú y Dios, evalúate, en una escala de uno a diez, las siguientes diez expresiones de amor. Pregúntale a Dios cómo te está yendo cuando se trata de amar:



  1. ¿Eres un gran oyente? ¿Pones toda tu atención, cuando te hablan otras personas? ¿Sondeas y haces preguntas de seguimiento? ¿La gente que te rodea, te considera un gran oyente? El primer deber del amor, es escuchar.

  2. ¿Sirves a la gente? ¿Siempre estás buscando servir a las personas de manera práctica, desde ayudar con los platos y llamar a alguien para ayudar a un padre soltero? ¿Encuentras maneras de servir en la iglesia? ¿Apoyas a tus empleados? ¿Eres más un dador, que uno que pide a los demás?

  3. ¿Eres uno que perdona de corazón? El perdón puede ser la prueba más grande del amor y la más difícil. ¿Perdonas libremente a las personas que te lastiman? ¿O tienes rencor, mantienes la lista de eventos anteriores y das el tratamiento del silencio? Perdona a las personas, de la manera en que tu perro te perdona.

  4. ¿Oras con frecuencia y fervientemente por las personas? La oración por alguien, especialmente por alguien con una gran necesidad, podría ser la forma más poderosa en que puedes amarlos, sin embargo, no se ve y no se hace con frecuencia. Cuando le dices a alguien que orarás por ellos, ¿oras de todo corazón y luego les preguntas cómo se contestó la oración?

  5. ¿Aceptas a las personas que son diferentes? ¿Disfrutas de las diferencias en las personas y aceptas fácilmente a otras personas que son diferentes en origen étnico, racial, estado económico, afiliación política, personalidad y más? ¿Te deleitas en la gloriosa manera en que Dios nos ha hecho diferentes?

  6. ¿Puedes verbalizar tu amor? ¿Dices las palabras «te amo»? ¿Escribes las palabras «Te amo»? Estas son las palabras más vitales que debes tener disponibles.

  7. ¿Tocas a las personas para expresar amor? El contacto, como un abrazo o tocar el hombro, es poderoso. Jesús tocó al leproso, quien explotó en su corazón con tierna compasión. ¿Utilizas regularmente el poder del contacto?

  8. ¿Eres un animador? Los que levantan el ánimo son amorosos y los amorosos levantan el ánimo. ¿Estás siempre alerta, para alentar y afirmar a la gente? ¿Hablas a los temores de las personas y les das esperanza y confianza?

  9. ¿Siempre hablas bien de las personas? ¿Las personas saben que no los calumniarás a sus espaldas, porque cuando hablas con estas personas nunca difamas a los demás? ¿Siempre dices cosas buenas sobre las personas?

  10. ¿Lloras con los que lloran y te regocijas con los que se regocijan? Romanos 12:15 nos da esta importante evaluación sobre el amor. Ambos son cruciales, pero el segundo, regocijarse con alguien, es mucho más raro. Cuando alguien tiene un corazón roto, solo acércate y cuídalo. Cuando alguien tiene mucho éxito, entonces baila y canta.


Cuando se trata de amar, en la forma en que Cristo amó, ¿cómo lo estás haciendo?


Es posible que tengas un éxito maravilloso en algunas áreas, pero no tendrá importancia si fallas en lo que respecta al amor. Tratar de hacerlo, es lo que más importa.


Al final de tu vida, ¿se dirá que tú, por encima de todo, amáste a las personas?