El conocimiento de su voluntad

Devocionales

Dios los reconcilió consigo mismo


Colosas, era una ciudad pequeña, pero de gran importancia, situada en el valle del río Lico, a unos 160 km al este de Éfeso; junto con Hierápolis y Laodicea, pertenecían a la provincia romana de Asia.


A menudo, Pablo se refiere al pasado pagano de sus lectores; sugiere que muchos de eran gentiles convertidos. Habían estado alejados por completo de Dios, atrapados en la idolatría y esclavitud del pecado, eran paganos, hostiles a Dios en su mente y en acciones impías, 


Sin embargo, Dios había efectuado un cambio poderoso en sus vidas: los había reconciliado consigo mismo, mediante un evento histórico, la muerte redentora de Cristo en la cruz. Dios los había liberado de la tiranía de las tinieblas y los transfirió a un reino gobernado por su Hijo amado. Ahora ellos son su posesión redimida y libre de pecados. 


Pablo, les hace conocer que tenían una esperanza que les aseguraba un espacio para ellos en el reino, donde estaba sentado Cristo. Es allí, donde tenían centrados sus pensamientos y esperanzas, Habían estado previamente sin Dios y sin esperanza, ahora están unidos a Cristo en su muerte, sepultura y resurrección. Es Cristo mismo exaltado como Señor de la creación y reconciliación, en el magnífico himno de Colosenses, capítulo 1 desde el verso 15 al 20; es el ungido de Dios colocado en el centro del misterio, y ahora ellos, como miembros de su cuerpo, recibían vida y esperaban el día cuando la compartirían en la plenitud de su gloria.


El cuadro que nos llega, es el de una congregación obediente al evangelio del reino y por quienes Pablo, Timoteo y Épafras, como presbiterio apostólico, podía agradecer sinceramente a Dios. Pablo sabía de su amor en el espíritu; se gozaba de su disponibilidad para aprender acerca de la vida en Cristo y se gozaba de su estabilidad en la fe.


Sin embargo, Épafras había hecho una visita a Pablo en Roma y le informó acerca del estado de las iglesias, mientras gran parte del informe era alentador; un dato inquietante fue la infiltración de una enseñanza atrayente, pero falsa, que se había introducido en la congregación, y que si no la detenían podría trastornar el evangelio y llevar a los colosenses al cautiverio espiritual. La carta fue escrita como una respuesta a esta necesidad urgente y la oración que vamos a considerar en este devocional.