Efesios 3
PDT
3
Misión de Pablo a los no judíos
1Así que yo, Pablo, soy prisionero de Jesucristo para bien de ustedes que no son judíos. 2Seguramente habrán oído del trabajo que Dios, en su generoso amor, me ha dado para ayudarles a ustedes. 3Por revelación, él me dio a conocer su plan secreto, como antes les escribí brevemente. 4Si ustedes leen lo que escribí, podrán captar cómo entiendo el plan secreto que se ha dado a conocer con Cristo. 5En otras generaciones ese plan secreto no se dio a conocer a la gente, pero ahora Dios, por medio del Espíritu, lo ha revelado a los santos apóstoles y profetas. 6Este es el plan secreto: los que no son judíos recibirán lo mismo que Dios les ha prometido a los judíos. Los judíos y los que no son judíos son miembros del mismo cuerpo y participan juntos de la promesa que Dios hizo en Jesucristo. Los que no son judíos reciben todo esto por medio de la buena noticia de salvación.
7Por el generoso amor de Dios quien quiso actuar en mí con poder, recibí el don de ser un siervo dedicado a anunciar la buena noticia de salvación. 8Aunque soy el menos importante del pueblo de Dios, él me concedió el privilegio de anunciar a los que no son judíos la buena noticia de las infinitas riquezas de Cristo. 9Dios me encargó el trabajo de sacar a la luz su plan secreto, pues él, Creador de todo lo que existe, tenía oculto su plan desde el principio. 10Esto sucedió para que todas las autoridades y poderes en el cielo conocieran por medio de la iglesia la sabiduría de Dios en todas sus formas. 11Esto está de acuerdo con el plan eterno que Dios cumple en Nuestro Señor Jesucristo. 12Por nuestra fe en Cristo#3:12 Por nuestra fe en Cristo o Por la fidelidad de Cristo. tenemos la libertad de presentarnos ante Dios con plena confianza para hablar con él. 13Por eso les ruego que no se desanimen por los sufrimientos que soporto por ustedes; al contrario, mis sufrimientos deben ser un honor para ustedes.
El amor de Cristo
14Por eso me arrodillo para orar ante el Padre, 15de quien toda familia en el cielo y en la tierra recibe su verdadero nombre. 16A él le pido que en su infinita grandeza les conceda a ustedes fortaleza interior a través del Espíritu. 17Pido al Padre que Cristo viva en ustedes por la fe y que su amor sea la raíz y el cimiento de su vida. 18Así podrán comprender con todo el pueblo santo de Dios cuán ancho y largo, cuán alto y profundo, es su amor. 19El amor de Cristo es tan grande que supera todo conocimiento. Pero a pesar de eso, pido a Dios que lo puedan conocer, de manera que se llenen completamente de todo lo que Dios es.
20Por el poder de Dios que obra en nosotros, él puede hacer mucho más de lo que jamás podríamos pedir o imaginar. 21¡Gloria a Dios en la iglesia y en Jesucristo por todas las generaciones para siempre! Así sea.