Salmos 128
NTV

Salmos 128

128
Cántico para los peregrinos que suben a Jerusalén.
1¡Qué feliz es el que teme al Señor,
todo el que sigue sus caminos!
2Gozarás del fruto de tu trabajo;
¡qué feliz y próspero serás!
3Tu esposa será como una vid fructífera,
floreciente en el hogar.
Tus hijos serán como vigorosos retoños de olivo
alrededor de tu mesa.
4Esa es la bendición del Señor
para los que le temen.
5Que el Señor te bendiga continuamente desde Sión;
que veas prosperar a Jerusalén durante toda tu vida.
6Que vivas para disfrutar de tus nietos.
¡Que Israel tenga paz!

Santa Biblia, Nueva Traducciόn Viviente, © 2008, 2009 Tyndale House Foundation.


Más información sobre Nueva Traducción Viviente