Search results for: Nehem��as 9

  • Nehemías 1:1 (NVI)

    Estas son las palabras de Nehemías, hijo de Jacalías: En el mes de quisleu del año veinte, estando yo en la ciudad de Susa,

  • Nehemías 1:2 (NVI)

    llegó Jananí, uno de mis hermanos, junto con algunos hombres de Judá. Entonces pregunté por el resto de los judíos que se habían librado del destierro y por Jerusalén.

  • Nehemías 1:3 (NVI)

    Ellos me respondieron: «Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego».

  • Nehemías 1:4 (NVI)

    Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo.

  • Nehemías 1:5 (NVI)

    Le dije: «Señor, Dios del cielo, grande y temible, que cumples el pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos,

  • Nehemías 1:6 (NVI)

    te suplico que me prestes atención, que fijes tus ojos en este siervo tuyo que día y noche ora en favor de tu pueblo Israel. Confieso que los israelitas, entre los cuales estamos incluidos mi familia y yo, hemos pecado contra ti.

  • Nehemías 1:7 (NVI)

    Te hemos ofendido y nos hemos corrompido mucho; hemos desobedecido los mandamientos, estatutos y leyes que tú mismo diste a tu siervo Moisés.

  • Nehemías 1:8 (NVI)

    »Recuerda, te suplico, lo que dijiste a tu siervo Moisés: “Si ustedes son infieles, yo los dispersaré entre las naciones;

  • Nehemías 1:9 (NVI)

    pero si se vuelven a mí, obedecen y ponen en práctica mis mandamientos, aunque hayan sido llevados al lugar más apartado del mundo, los recogeré y los haré volver al lugar que escoja como residencia de mi Nombre”.

  • Nehemías 1:10 (NVI)

    »Ellos son tus siervos y tu pueblo al cual redimiste con gran despliegue de fuerza y poder.

  • Nehemías 1:11 (NVI)

    Señor, te suplico que escuches nuestra oración, pues somos tus siervos y nos complacemos en honrar tu nombre. Y te pido que a este siervo tuyo le concedas tener éxito y ganarse el favor de este hombre». En aquel tiempo yo era copero del rey.

  • Nehemías 2:1 (NVI)

    Un día, en el mes de nisán del año veinte del reinado de Artajerjes, al ofrecerle vino al rey, como él nunca me había visto triste,

  • Nehemías 2:2 (NVI)

    me preguntó: —¿Por qué estás triste? No me parece que estés enfermo, así que debe haber algo que te está causando dolor. Yo sentí mucho miedo

  • Nehemías 2:3 (NVI)

    y respondí al rey: —¡Que viva Su Majestad para siempre! ¿Cómo no he de estar triste si la ciudad donde están los sepulcros de mis antepasados se halla en ruinas, con sus puertas consumidas por el fuego?

  • Nehemías 2:4 (NVI)

    —¿Qué quieres que haga? —preguntó el rey. Así que oré al Dios del cielo

  • Nehemías 2:5 (NVI)

    y respondí: —Si a Su Majestad le parece bien y si este siervo suyo es digno de su favor, le ruego que me envíe a Judá para reedificar la ciudad donde están los sepulcros de mis antepasados.

  • Nehemías 2:6 (NVI)

    —¿Cuánto durará tu viaje? ¿Cuándo regresarás? —me preguntó el rey, que tenía a la reina sentada a su lado. En cuanto propuse un plazo, el rey aceptó enviarme.

  • Nehemías 2:7 (NVI)

    Entonces añadí: —Si al rey le parece bien, ruego a usted que envíe cartas a los gobernadores del oeste del río Éufrates para que me den vía libre y yo pueda llegar a Judá;

  • Nehemías 2:8 (NVI)

    y, por favor, ordene a su guardabosques Asaf que me dé madera para reparar las puertas de la ciudad que están junto al Templo, la muralla de la ciudad y la casa donde he de vivir. El rey accedió a mi petición, porque Dios estaba actuando a mi favor.

  • Nehemías 2:9 (NVI)

    Cuando me presenté ante los gobernadores del oeste del río Éufrates, entregué las cartas del rey. Además, el rey había ordenado que me escoltaran oficiales del ejército y de la caballería.

  • Nehemías 2:10 (NVI)

    Pero al oír que alguien había llegado a ayudar a los israelitas, Sambalat el horonita y Tobías el siervo amonita se disgustaron mucho.

  • Nehemías 2:11 (NVI)

    Tres días después de haber llegado a Jerusalén,

  • Nehemías 2:12 (NVI)

    salí de noche acompañado de algunos hombres, pero a ninguno de ellos le conté lo que mi Dios había puesto en mi corazón hacer por Jerusalén. La única bestia que llevábamos era la que yo montaba.

  • Nehemías 2:13 (NVI)

    Esa noche salí por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y la puerta del Basurero. Inspeccioné las ruinas de la muralla de Jerusalén y sus puertas consumidas por el fuego.

  • Nehemías 2:14 (NVI)

    Después me dirigí hacia la puerta de la Fuente y el estanque del Rey, pero no hallé por dónde pasar con mi cabalgadura.