Search results for: Miqueas 7

  • Miqueas 7:1 (NVI)

    ¡Pobre de mí! Soy como el que recoge frutos de verano y busca lo que sobre en la viña; no hay ningún racimo para comer, ningún higo nuevo que tanto deseo.

  • Miqueas 7:2 (NVI)

    La gente piadosa ha sido eliminada del país, no queda persona recta. Todos tratan de matar a alguien; unos a otros se tienden redes.

  • Miqueas 7:3 (NVI)

    Ambas manos son hábiles para hacer el mal; gobernadores y jueces exigen soborno. Los poderosos imponen lo que quieren; todos traman en conjunto.

  • Miqueas 7:4 (NVI)

    El mejor de ellos es más enmarañado que una zarza; el más recto, más torcido que un espino. Pero ya viene el día de su confusión; ¡ya se acerca el día de tu castigo anunciado por tus centinelas!

  • Miqueas 7:5 (NVI)

    No creas en tu prójimo ni confíes en tus amigos; cuídate de lo que hablas con la que duerme en tus brazos.

  • Miqueas 7:6 (NVI)

    El hijo ultraja al padre, la hija se rebela contra la madre, la nuera contra la suegra y los enemigos de cada cual están en su propia familia.

  • Miqueas 7:7 (NVI)

    Pero yo he puesto mi esperanza en el Señor; yo espero en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios me escuchará!

  • Miqueas 7:8 (NVI)

    Enemiga mía, no te alegres de mi mal. Aunque haya caído me levantaré. Aunque vivo en tinieblas el Señor es mi luz.

  • Miqueas 7:9 (NVI)

    He pecado contra el Señor, así que soportaré su furia hasta que defienda mi causa y me haga justicia. Entonces me sacará a la luz y veré su justicia.

  • Miqueas 7:10 (NVI)

    Cuando lo vea mi enemiga, la que me decía: «¿Dónde está el Señor tu Dios?», se llenará de vergüenza. Mis ojos contemplarán su desgracia, pues será pisoteada como el lodo de las calles.

  • Miqueas 7:11 (NVI)

    El día que tus muros sean reconstruidos será el momento de extender tus fronteras.

  • Miqueas 7:12 (NVI)

    Ese día acudirán a ti los pueblos, desde Asiria hasta las ciudades de Egipto; desde Egipto hasta el río Éufrates, de mar a mar y de montaña a montaña.

  • Miqueas 7:13 (NVI)

    La tierra quedará desolada por culpa de sus habitantes, como resultado de su maldad.

  • Miqueas 7:14 (NVI)

    Pastorea con tu cayado a tu pueblo, al rebaño de tu propiedad, que habita solitario en el bosque, en medio de un campo fértil. Hazlo pastar en Basán y en Galaad como en los tiempos pasados.

  • Miqueas 7:15 (NVI)

    Muéstrale tus maravillas, como cuando lo sacaste de Egipto.

  • Miqueas 7:16 (NVI)

    Las naciones verán tus maravillas y se avergonzarán de toda su prepotencia; se llevarán la mano a la boca y sus oídos se ensordecerán.

  • Miqueas 7:17 (NVI)

    Lamerán el polvo como serpientes, como los reptiles de la tierra. Saldrán temblando de sus escondrijos y, temerosos ante tu presencia, se volverán a ti, Señor y Dios nuestro.

  • Miqueas 7:18 (NVI)

    ¿Qué Dios hay como tú, que perdone la maldad y pase por alto el delito del remanente de su heredad? No estarás airado para siempre, porque tu mayor placer es amar.

  • Miqueas 7:19 (NVI)

    Vuelve a compadecerte de nosotros. Pon tu pie sobre nuestras maldades y arroja al fondo del mar todos nuestros pecados.

  • Miqueas 7:20 (NVI)

    Muestra tu fidelidad a Jacob y tu lealtad a Abraham, como desde tiempos antiguos se lo juraste a nuestros antepasados.

  • Miqueas 1:7 (NVI)

    Todos sus ídolos serán hechos pedazos; y todo tu pago será arrojado al fuego. Yo destrozaré todas sus imágenes. Lo que ganó como prostituta, en paga de prostituta se convertirá.

  • Miqueas 2:7 (NVI)

    Descendientes de Jacob, acaso no se dice: «¿Ha perdido el Espíritu del Señor la paciencia? ¿Es esta su manera de actuar?». «¿Acaso no hacen bien mis palabras para el que camina en rectitud?

  • Miqueas 3:7 (NVI)

    Los videntes quedarán en vergüenza; los adivinos serán humillados. Cubrirán sus rostros, pues no habrá respuesta de Dios.

  • Miqueas 4:7 (NVI)

    Con las ovejas lastimadas formaré un remanente y con las exiliadas, una nación poderosa. El Señor reinará sobre ellas en el monte Sión desde ahora y para siempre.

  • Miqueas 5:7 (NVI)

    El remanente de Jacob será, en medio de muchos pueblos, como rocío que viene del Señor, como abundante lluvia sobre la hierba, que no depende de los hombres ni espera nada de ellos.