Search results for: Josu�� 1

  • Josué 1:8 (NVI)

    Recita siempre el libro de la Ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.

  • Josué 1:9 (NVI)

    Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas».

  • Josué 1:1 (NVI)

    Después de la muerte de Moisés, siervo del Señor, el Señor dijo a Josué, hijo de Nun, asistente de Moisés:

  • Josué 1:2 (NVI)

    «Mi siervo Moisés ha muerto. Por eso tú y todo este pueblo deberán prepararse para cruzar el río Jordán y entrar a la tierra que daré a los israelitas.

  • Josué 1:3 (NVI)

    Tal como prometí a Moisés, les entregaré a ustedes todo lugar que toquen sus pies.

  • Josué 1:4 (NVI)

    Su territorio se extenderá desde el desierto hasta el Líbano y desde el gran río Éufrates, tierra de los hititas, hasta el mar Mediterráneo, que se encuentra al oeste.

  • Josué 1:5 (NVI)

    Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré.

  • Josué 1:6 (NVI)

    Sé fuerte y valiente porque tú harás que este pueblo herede la tierra que prometí a sus antepasados.

  • Josué 1:7 (NVI)

    »Solo te pido que seas fuerte y muy valiente para obedecer toda la ley que mi siervo Moisés te ordenó. No te apartes de ella ni a derecha ni a izquierda; solo así tendrás éxito dondequiera que vayas.

  • Josué 1:10 (NVI)

    Entonces Josué dio la siguiente orden a los oficiales del pueblo:

  • Josué 1:11 (NVI)

    «Vayan por todo el campamento y díganle al pueblo que prepare provisiones, porque dentro de tres días cruzará el río Jordán para tomar posesión de la tierra que Dios el Señor le da como herencia».

  • Josué 1:12 (NVI)

    A la tribu de Rubén, de Gad y a la media tribu de Manasés, Josué les dijo:

  • Josué 1:13 (NVI)

    —Recuerden la orden que dio Moisés, siervo del Señor: “Dios el Señor les ha dado reposo y les ha entregado esta tierra”.

  • Josué 1:14 (NVI)

    Sus mujeres, sus niños y su ganado permanecerán en la tierra que Moisés les dio al este del Jordán. Pero ustedes, los hombres de guerra, cruzarán en formación de combate al frente de sus hermanos. Les prestarán ayuda

  • Josué 1:15 (NVI)

    hasta que el Señor les dé reposo, como lo hizo con ustedes, y hasta que ellos tomen posesión de la tierra que el Señor su Dios les da. Solo entonces podrán ustedes retornar a sus tierras y ocuparlas. Son las tierras que Moisés, siervo del Señor, les dio al este del Jordán.

  • Josué 1:16 (NVI)

    Ellos respondieron a Josué: —Nosotros obedeceremos todo lo que nos has mandado e iremos adondequiera que nos envíes.

  • Josué 1:17 (NVI)

    Te obedeceremos en todo, tal como lo hicimos con Moisés. Lo único que pedimos es que el Señor esté contigo como estuvo con Moisés.

  • Josué 1:18 (NVI)

    Cualquiera que se rebele contra tus palabras o que no obedezca lo que tú ordenes será condenado a muerte. Pero tú, ¡sé fuerte y valiente!

  • Josué 2:1 (NVI)

    Luego Josué, hijo de Nun, envió secretamente, desde Sitín, a dos espías con la siguiente orden: «Vayan a explorar la tierra, especialmente Jericó». Cuando los espías llegaron a Jericó, se hospedaron en la casa de una prostituta llamada Rajab.

  • Josué 3:1 (NVI)

    Muy de mañana, Josué y todos los israelitas partieron de Sitín y se dirigieron hacia el río Jordán; pero antes de cruzarlo acamparon a sus orillas.

  • Josué 4:1 (NVI)

    Cuando todo el pueblo terminó de cruzar el río Jordán, el Señor dijo a Josué:

  • Josué 5:1 (NVI)

    En efecto, un gran pánico invadió a todos los reyes amorreos que estaban al oeste del Jordán y a los reyes cananeos de la costa del Mediterráneo cuando se enteraron de que el Señor había secado el Jordán para que los israelitas lo cruzaran. ¡No se atrevían a hacerles frente!

  • Josué 6:1 (NVI)

    Las puertas de Jericó estaban bien aseguradas por temor a los israelitas; nadie podía salir o entrar.

  • Josué 7:1 (NVI)

    Sin embargo, los israelitas desobedecieron al Señor conservando lo que él había decidido que fuera destinado a la destrucción, pues Acán, hijo de Carmí, nieto de Zabdí y bisnieto de Zera, guardó para sí parte del botín que Dios había destinado al exterminio. Este hombre de la tribu de Judá provocó la ira del Señor contra los israelitas.

  • Josué 8:1 (NVI)

    El Señor exhortó a Josué: «¡No tengas miedo ni te desanimes! Toma contigo a todo el ejército y ataquen la ciudad de Hai. Yo les daré la victoria sobre su rey y su ejército; se apropiarán de su ciudad y de todo el territorio que la rodea.