Search results for: Jerem��as 33

  • Jeremías 29:11 (NVI)

    Porque yo conozco los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

  • Jeremías 29:13 (NVI)

    Me buscarán y me encontrarán cuando me busquen de todo corazón.

  • Jeremías 1:1 (NVI)

    Estas son las palabras de Jeremías, hijo de Jilquías. Jeremías provenía de una familia sacerdotal de Anatot, ciudad del territorio de Benjamín.

  • Jeremías 1:2 (NVI)

    La palabra del Señor vino a Jeremías en el año trece del reinado de Josías, hijo de Amón y rey de Judá.

  • Jeremías 1:3 (NVI)

    También vino a él durante el reinado de Joacim, hijo de Josías y rey de Judá, hasta el fin del reinado de Sedequías, hijo de Josías y rey de Judá; es decir, hasta el quinto mes del año undécimo de su reinado, cuando la población de Jerusalén fue deportada.

  • Jeremías 1:4 (NVI)

    La palabra del Señor vino ay me dijo:

  • Jeremías 1:5 (NVI)

    «Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones».

  • Jeremías 1:6 (NVI)

    Yo respondí: «¡Ah, mi Señor y Dios! ¡Soy muy joven y no sé hablar!».

  • Jeremías 1:7 (NVI)

    Pero el Señor me dijo: «No digas: “Soy muy joven”, porque vas a ir adondequiera que yo te envíe y vas a decir todo lo que yo te ordene.

  • Jeremías 1:8 (NVI)

    No tengas temor delante de ellos que yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor.

  • Jeremías 1:9 (NVI)

    Luego extendió el Señor la mano y, tocándome la boca, me dijo: «He puesto en tu boca mis palabras.

  • Jeremías 1:10 (NVI)

    Mira, hoy te doy autoridad sobre naciones y reinos, para arrancar y derribar, para destruir y demoler, para construir y plantar».

  • Jeremías 1:11 (NVI)

    La palabra del Señor vino ay me dijo: «¿Qué es lo que ves, Jeremías?». «Veo una rama de almendro», respondí.

  • Jeremías 1:12 (NVI)

    «Has visto bien —dijo el Señor— porque yo estoy vigilando para que se cumpla mi palabra».

  • Jeremías 1:13 (NVI)

    La palabra del Señor vino a mí por segunda vez y me dijo: «¿Qué es lo que ves?». «Veo una olla que hierve y se derrama desde el norte», respondí.

  • Jeremías 1:14 (NVI)

    Entonces el Señor me dijo: «Desde el norte se derramará la calamidad sobre todos los habitantes de esta tierra.

  • Jeremías 1:15 (NVI)

    Yo estoy por convocar a todas las tribus de los reinos del norte», afirma el Señor. «Vendrán y cada uno pondrá su trono a la entrada misma de Jerusalén; vendrán contra todos los muros que la rodean y contra todas las ciudades de Judá.

  • Jeremías 1:16 (NVI)

    Yo dictaré sentencia contra mi pueblo por toda su maldad, porque me ha abandonado; ha quemado incienso a otros dioses y ha adorado las obras de sus manos.

  • Jeremías 1:17 (NVI)

    »Pero tú, ¡prepárate! Ve y diles todo lo que yo te ordene. No estés aterrorizado ante ellos, pues de lo contrario te aterrorizaré ante ellos.

  • Jeremías 1:18 (NVI)

    Hoy te he puesto como ciudad fortificada, como columna de hierro y muro de bronce contra todo el país, contra los reyes de Judá, contra sus oficiales y sus sacerdotes y contra el pueblo de la tierra.

  • Jeremías 1:19 (NVI)

    Pelearán contra ti, pero no podrán vencerte porque yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor.

  • Jeremías 2:1 (NVI)

    La palabra del Señor vino ay me dijo:

  • Jeremías 2:2 (NVI)

    «Ve y proclama a oídos de Jerusalén que así dice el Señor: »“Recuerdo la fidelidad de tu juventud, tu amor de novia, cuando me seguías por el desierto, por tierras no cultivadas.

  • Jeremías 2:3 (NVI)

    Israel estaba consagrado al Señor, era las primicias de su cosecha; todo el que comía de él sufría las consecuencias, les sobrevenía la calamidad”», afirma el Señor.

  • Jeremías 2:4 (NVI)

    ¡Escuchen la palabra del Señor, descendientes de Jacob, todas las familias del pueblo de Israel!