Search results for: Daniel 2

  • Daniel 2:1 (NVI)

    En el segundo año de su reinado, Nabucodonosor tuvo varios sueños que lo perturbaban y no lo dejaban dormir.

  • Daniel 2:2 (NVI)

    Mandó entonces que se reunieran los magos, hechiceros, adivinos y astrólogos de su reino para que le dijeran lo que había soñado. Una vez reunidos, y ya en presencia del rey,

  • Daniel 2:3 (NVI)

    este les dijo: —Tuve un sueño que me perturba y quiero saber lo que significa.

  • Daniel 2:4 (NVI)

    Los astrólogos respondieron en arameo: —¡Que viva el rey por siempre! Cuente el sueño a sus siervos y nosotros daremos su interpretación.

  • Daniel 2:5 (NVI)

    Pero el rey respondió a los astrólogos: —Mi decisión ya está tomada: Si no me dicen lo que soñé ni me dan su interpretación, ordenaré que los corten en pedazos y que sus casas sean reducidas a cenizas.

  • Daniel 2:6 (NVI)

    Pero si me dicen lo que soñé y me explican su significado, yo les daré regalos, recompensas y grandes honores. Por tanto, díganme el sueño y su interpretación.

  • Daniel 2:7 (NVI)

    Una vez más ellos contestaron: —Cuente, oh rey, su sueño a sus siervos y nosotros lo interpretaremos.

  • Daniel 2:8 (NVI)

    Pero el rey contestó: —Estoy seguro de que ustedes están tratando de ganar tiempo, porque se dan cuenta de que estoy firmemente decidido.

  • Daniel 2:9 (NVI)

    Si no me dicen lo que soñé, ya saben lo que les espera. Ustedes se han puesto de acuerdo para salirme con cuestiones engañosas y malintencionadas, esperando que la situación cambie. Díganme lo que soñé y así sabré que son capaces de darme su interpretación.

  • Daniel 2:10 (NVI)

    Entonces los astrólogos respondieron: —¡No hay nadie en la tierra capaz de hacer lo que el rey pide! ¡Jamás a ningún rey se le ha ocurrido pedirle tal cosa a ningún mago, hechicero o astrólogo!

  • Daniel 2:11 (NVI)

    Lo que el rey pregunta es muy difícil. Nadie puede revelarlo a no ser los dioses, pero ellos no viven entre nosotros.

  • Daniel 2:12 (NVI)

    Tanto enfureció al rey la respuesta de los astrólogos que mandó ejecutar a todos los sabios de Babilonia.

  • Daniel 2:13 (NVI)

    Se publicó entonces un edicto que decretaba la muerte de todos los sabios, de modo que se ordenó la búsqueda de Daniel y de sus compañeros para que fueran ejecutados.

  • Daniel 2:14 (NVI)

    Cuando el comandante de la guardia real, que se llamaba Arioc, salió para ejecutar a los sabios babilonios, Daniel le habló con mucho tacto y sensatez.

  • Daniel 2:15 (NVI)

    Le dijo: «¿Por qué ha emitido el rey un edicto tan violento?». Y una vez que Arioc explicó cuál era el problema,

  • Daniel 2:16 (NVI)

    Daniel fue a ver al rey y pidió tiempo para poder interpretarle su sueño.

  • Daniel 2:17 (NVI)

    Después volvió a su casa y contó a sus amigos Ananías, Misael y Azarías lo que sucedía.

  • Daniel 2:18 (NVI)

    Y les pidió que imploraran misericordia al Dios del cielo sobre este misterio, para que él y sus amigos no fueran ejecutados con el resto de los sabios de Babilonia.

  • Daniel 2:19 (NVI)

    Durante la noche, el misterio fue revelado a Daniel en visión. Entonces alabó al Dios del cielo

  • Daniel 2:20 (NVI)

    y dijo: «¡Alabado sea por siempre el nombre de Dios! Suyos son la sabiduría y el poder.

  • Daniel 2:21 (NVI)

    Él cambia los tiempos y las épocas, pone y depone reyes. A los sabios da sabiduría y a los inteligentes, discernimiento.

  • Daniel 2:22 (NVI)

    Él revela lo profundo y lo escondido, y sabe lo que se oculta en las sombras. ¡En él habita la luz!

  • Daniel 2:23 (NVI)

    A ti, Dios de mis antepasados, te alabo y te doy gracias. Me has dado sabiduría y poder; me has dado a conocer lo que te pedimos. ¡Nos has dado a conocer el sueño del rey!».

  • Daniel 2:24 (NVI)

    Entonces Daniel fue a ver a Arioc, a quien el rey había dado la orden de ejecutar a los sabios de Babilonia y dijo: —No mates a los sabios babilonios. Llévame ante el rey y le interpretaré el sueño que tuvo.

  • Daniel 2:25 (NVI)

    Inmediatamente Arioc condujo a Daniel a la presencia del rey y dijo: —He hallado un hombre, entre los exiliados de Judá, que puede decir al rey lo que significa su sueño.