Search results for: Apocalipsis 1

  • Apocalipsis 1:1 (NVI)

    Esta es la revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a sus siervos lo que sin demora tiene que suceder. Jesucristo envió a su ángel para dar a conocer la revelación a su siervo Juan,

  • Apocalipsis 1:2 (NVI)

    quien por su parte da fe de la verdad, escribiendo todo lo que vio: la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

  • Apocalipsis 1:3 (NVI)

    Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.

  • Apocalipsis 1:4 (NVI)

    Yo, Juan, escribo a las siete iglesias que están en la provincia de Asia: Gracia y paz a ustedes de parte de aquel que es y que era y que ha de venir, y de parte de los siete espíritus que están delante de su trono;

  • Apocalipsis 1:5 (NVI)

    también de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de la resurrección, el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y que por su sangre nos ha librado de nuestros pecados,

  • Apocalipsis 1:6 (NVI)

    al que ha hecho de nosotros un reino, sacerdotes al servicio de Dios su Padre, ¡a él sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos! Amén.

  • Apocalipsis 1:7 (NVI)

    ¡Miren que viene en las nubes! Y todos lo verán con sus propios ojos, incluso quienes lo traspasaron; y por él harán lamentación todos los pueblos de la tierra. ¡Así será! Amén.

  • Apocalipsis 1:8 (NVI)

    «Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso».

  • Apocalipsis 1:9 (NVI)

    Yo, Juan, hermano de ustedes y compañero en el sufrimiento, en el reino y en la perseverancia que tenemos en Jesús, estaba en la isla de Patmos por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús.

  • Apocalipsis 1:10 (NVI)

    En el día del Señor vino sobre mí el Espíritu y oí detrás de mí una voz fuerte, como de trompeta,

  • Apocalipsis 1:11 (NVI)

    que decía: «Escribe en un libro lo que veas y envíalo a las siete iglesias: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea».

  • Apocalipsis 1:12 (NVI)

    Me volví para ver de quién era la voz que me hablaba y al volverme vi siete candelabros de oro.

  • Apocalipsis 1:13 (NVI)

    En medio de los candelabros estaba alguien «con aspecto de un hijo de hombre», vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido con una banda de oro a la altura del pecho.

  • Apocalipsis 1:14 (NVI)

    Su cabellera lucía como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos resplandecían como llama de fuego.

  • Apocalipsis 1:15 (NVI)

    Sus pies parecían bronce al rojo vivo en un horno y su voz era tan fuerte como el estruendo de muchas aguas.

  • Apocalipsis 1:16 (NVI)

    En su mano derecha tenía siete estrellas y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla en todo su esplendor.

  • Apocalipsis 1:17 (NVI)

    Al verlo, caí a sus pies como muerto; pero él, poniendo su mano derecha sobre mí, me dijo: «No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último.

  • Apocalipsis 1:18 (NVI)

    Yo soy el que vive. Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos y tengo las llaves de la muerte y sus dominios.

  • Apocalipsis 1:19 (NVI)

    »Escribe, pues, lo que has visto, lo que sucede ahora y lo que sucederá después.

  • Apocalipsis 1:20 (NVI)

    Esta es la explicación del misterio de las siete estrellas que viste en mi mano derecha y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias y los siete candelabros son las siete iglesias.

  • Apocalipsis 2:1 (NVI)

    »Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: »Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro:

  • Apocalipsis 3:1 (NVI)

    »Escribe al ángel de la iglesia de Sardis: »Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: »Conozco tus obras; tienes fama de estar vivo, pero en realidad estás muerto.

  • Apocalipsis 4:1 (NVI)

    Después de esto miré y allí en el cielo había una puerta abierta. Y la voz que me había hablado antes con sonido como de trompeta me dijo: «Sube acá: voy a mostrarte lo que tiene que suceder después de esto».

  • Apocalipsis 5:1 (NVI)

    En la mano derecha del que estaba sentado en el trono vi un rollo escrito por ambos lados y sellado con siete sellos.

  • Apocalipsis 6:1 (NVI)

    Vi cuando el Cordero rompió el primero de los siete sellos y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía con voz de trueno: «¡Ven!».