Search results for: 2 Juan 1

  • 2 Juan 1:1 (NVI)

    El anciano, a la señora elegida y a sus hijos, a quienes amo en la verdad —y no solo yo, sino todos los que han conocido la verdad—,

  • 2 Juan 1:2 (NVI)

    a causa de esa verdad que permanece en nosotros y que estará con nosotros para siempre:

  • 2 Juan 1:3 (NVI)

    La gracia, la misericordia y la paz de Dios el Padre y de Jesucristo, el Hijo del Padre, estarán con nosotros en verdad y en amor.

  • 2 Juan 1:4 (NVI)

    Me alegré muchísimo al encontrar a algunos de tus hijos viviendo conforme a la verdad, según el mandamiento que nos dio el Padre.

  • 2 Juan 1:5 (NVI)

    Y ahora, señora, ruego que nos amemos los unos a los otros. Y no es que le esté escribiendo un mandamiento nuevo, sino el que hemos tenido desde el principio.

  • 2 Juan 1:6 (NVI)

    En esto consiste el amor: en que pongamos en práctica sus mandamientos. Y este es el mandamiento: que vivan en este amor, tal como lo han escuchado desde el principio.

  • 2 Juan 1:7 (NVI)

    Es que han salido por el mundo muchos engañadores que no confiesan que Jesucristo ha venido en cuerpo. El que así actúa es el engañador y el anticristo.

  • 2 Juan 1:8 (NVI)

    Cuídense de no echar a perder el fruto de nuestro trabajo; procuren más bien recibir la recompensa completa.

  • 2 Juan 1:9 (NVI)

    Todo el que se descarría y no permanece en la enseñanza de Cristo no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza sí tiene al Padre y al Hijo.

  • 2 Juan 1:10 (NVI)

    Si alguien los visita y no lleva esta enseñanza, no lo reciban en casa ni le den la bienvenida,

  • 2 Juan 1:11 (NVI)

    pues quien le da la bienvenida se hace cómplice de sus malas obras.

  • 2 Juan 1:12 (NVI)

    Aunque tengo muchas cosas que decirles, no he querido hacerlo por escrito, pues espero visitarlos y hablar personalmente con ustedes para que nuestra alegría sea completa.

  • 2 Juan 1:13 (NVI)

    Los hijos de tu hermana, la elegida, te mandan saludos.

  • 1 Juan 2:1 (NVI)

    Mis queridos hijos, escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos ante el Padre a un intercesor, a Jesucristo, el Justo.

  • 1 Juan 2:2 (NVI)

    Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados y no solo por los nuestros, sino por los de todo el mundo.

  • 1 Juan 2:3 (NVI)

    Sabemos que hemos llegado a conocer a Dios si obedecemos sus mandamientos.

  • 1 Juan 2:4 (NVI)

    El que afirma: «Lo conozco», pero no obedece sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él.

  • 1 Juan 2:5 (NVI)

    En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo sabemos que estamos unidos a él:

  • 1 Juan 2:6 (NVI)

    el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió.

  • 1 Juan 2:7 (NVI)

    Queridos hermanos, lo que escribo no es un mandamiento nuevo, sino uno antiguo que han tenido desde el principio. Este mandamiento antiguo es el mensaje que ya oyeron.

  • 1 Juan 2:8 (NVI)

    Por otra parte, lo que escribo es un mandamiento nuevo, cuya verdad se manifiesta tanto en la vida de Cristo como en la de ustedes, porque la oscuridad se va desvaneciendo y ya brilla la luz verdadera.

  • 1 Juan 2:9 (NVI)

    El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.

  • 1 Juan 2:10 (NVI)

    El que ama a su hermano permanece en la luz y no hay nada que lo haga tropezar.

  • 1 Juan 2:11 (NVI)

    Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad, en ella vive y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver.

  • 1 Juan 2:12 (NVI)

    Les escribo a ustedes, queridos hijos, porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Cristo.