Search results for: 2 Corintios 5

  • 2 Corintios 5:17 (NVI)

    Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

  • 2 Corintios 5:21 (NVI)

    Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.

  • 2 Corintios 5:1 (NVI)

    De hecho, sabemos que, si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas.

  • 2 Corintios 5:2 (NVI)

    Mientras tanto, suspiramos anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial,

  • 2 Corintios 5:3 (NVI)

    porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos.

  • 2 Corintios 5:4 (NVI)

    Realmente, vivimos en esta tienda de campaña suspirando y agobiados, pues no deseamos ser desvestidos, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.

  • 2 Corintios 5:5 (NVI)

    Es Dios quien nos ha hecho para este fin y nos ha dado su Espíritu como garantía de sus promesas.

  • 2 Corintios 5:6 (NVI)

    Por eso mantenemos siempre la confianza, incluso sabiendo que mientras vivamos en este cuerpo estaremos alejados del Señor.

  • 2 Corintios 5:7 (NVI)

    En efecto, vivimos por fe, no por vista.

  • 2 Corintios 5:8 (NVI)

    Así que nos mantenemos confiados, y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor.

  • 2 Corintios 5:9 (NVI)

    Por eso nos empeñamos en agradarle, ya sea que vivamos en nuestro cuerpo o que lo hayamos dejado.

  • 2 Corintios 5:10 (NVI)

    Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.

  • 2 Corintios 5:11 (NVI)

    Por tanto, como sabemos lo que es temer al Señor, tratamos de persuadir a todos, aunque para Dios es evidente lo que somos, y espero que también lo sea para la conciencia de ustedes.

  • 2 Corintios 5:12 (NVI)

    No buscamos recomendarnos otra vez a ustedes, sino que les damos una oportunidad de sentirse orgullosos de nosotros, para que tengan con qué responder a los que se dejan llevar por las apariencias y no por lo que hay dentro del corazón.

  • 2 Corintios 5:13 (NVI)

    Si estamos locos, es por Dios; y si estamos cuerdos, es por ustedes.

  • 2 Corintios 5:14 (NVI)

    El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos y por consiguiente todos murieron.

  • 2 Corintios 5:15 (NVI)

    Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.

  • 2 Corintios 5:16 (NVI)

    Así que de ahora en adelante no consideramos a nadie según criterios meramente humanos. Aunque antes conocimos a Cristo de esta manera, ya no lo conocemos así.

  • 2 Corintios 5:18 (NVI)

    Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación.

  • 2 Corintios 5:19 (NVI)

    Esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación.

  • 2 Corintios 5:20 (NVI)

    Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios».

  • 2 Corintios 10:5 (NVI)

    Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que obedezca a Cristo.

  • 2 Corintios 2:5 (NVI)

    Si alguno ha causado tristeza, no me la ha causado solo a mí; hasta cierto punto —y lo digo para no exagerar— se la ha causado a todos ustedes.

  • 1 Corintios 2:5 (NVI)

    para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana, sino del poder de Dios.

  • 1 Corintios 5:2 (NVI)

    ¡Y de esto se sienten orgullosos! ¿No debieran, más bien, haber lamentado lo sucedido y expulsado de entre ustedes al que hizo tal cosa?