Search results for: 1 Pedro 4

  • 1 Pedro 4:1 (NVI)

    Por tanto, ya que Cristo sufrió en el cuerpo, asuman también ustedes la misma actitud; porque el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado,

  • 1 Pedro 4:2 (NVI)

    para vivir el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus pasiones humanas, sino cumpliendo la voluntad de Dios.

  • 1 Pedro 4:3 (NVI)

    Pues ya basta con el tiempo que han desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables.

  • 1 Pedro 4:4 (NVI)

    A ellos les parece extraño que ustedes ya no los sigan en sus excesos de inmoralidad y por eso los insultan.

  • 1 Pedro 4:5 (NVI)

    Pero ellos tendrán que rendirle cuentas a aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.

  • 1 Pedro 4:6 (NVI)

    Por esto se predicó el mensaje de las buenas noticias también a los muertos para que, a pesar de haber sido juzgados según criterios humanos en lo que atañe al cuerpo, vivan conforme a Dios en lo que atañe al espíritu.

  • 1 Pedro 4:7 (NVI)

    Ya se acerca el fin de todas las cosas. Así que, para orar bien, manténganse sobrios y con la mente despejada.

  • 1 Pedro 4:8 (NVI)

    Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre muchísimos pecados.

  • 1 Pedro 4:9 (NVI)

    Practiquen la hospitalidad entre ustedes sin quejarse.

  • 1 Pedro 4:10 (NVI)

    Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando bien la gracia de Dios en sus diversas formas.

  • 1 Pedro 4:11 (NVI)

    El que habla, hágalo como quien expresa las palabras mismas de Dios; el que presta algún servicio, hágalo con la fortaleza que Dios le proporciona. Así Dios será en todo alabado por medio de Jesucristo, a quien sea la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

  • 1 Pedro 4:12 (NVI)

    Queridos hermanos, no se extrañen del fuego de la prueba que están soportando, como si fuera algo insólito.

  • 1 Pedro 4:13 (NVI)

    Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también sea inmensa su alegría cuando se revele la gloria de Cristo.

  • 1 Pedro 4:14 (NVI)

    Dichosos ustedes si los insultan por causa del nombre de Cristo, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre ustedes.

  • 1 Pedro 4:15 (NVI)

    Que ninguno tenga que sufrir por asesino, ladrón o delincuente, ni siquiera por entrometido.

  • 1 Pedro 4:16 (NVI)

    Pero si alguien sufre por ser cristiano, que no se avergüence, sino que alabe a Dios por llevar el nombre de Cristo.

  • 1 Pedro 4:17 (NVI)

    Porque es tiempo de que el juicio comience por la familia de Dios; y si comienza por nosotros, ¿cómo será el fin de los que se rebelan contra el evangelio de Dios?

  • 1 Pedro 4:18 (NVI)

    «Si el justo a duras penas se salva, ¿cómo quedarán el impío y el pecador?».

  • 1 Pedro 4:19 (NVI)

    Así pues, los que sufren según la voluntad de Dios, confíen en su fiel Creador y sigan practicando el bien.

  • 1 Pedro 1:4 (NVI)

    y recibamos una herencia que no se puede destruir, contaminar o marchitar. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes,

  • 1 Pedro 2:4 (NVI)

    Cristo es la piedra viva, desechada por los seres humanos, pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a él,

  • 1 Pedro 3:4 (NVI)

    Más bien, que la belleza de ustedes sea la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu humilde y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios.

  • 1 Pedro 5:4 (NVI)

    Así, cuando aparezca el Pastor supremo, ustedes recibirán la corona inmarchitable de la gloria.

  • 2 Pedro 1:4 (NVI)

    Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina.

  • 1 Pedro 5:10 (NVI)

    Luego de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.