Search results for: ������Isa��as��� ���46

  • Isaías 26:3 (NVI)

    Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía.

  • Isaías 41:10 (NVI)

    Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con la diestra de mi justicia.

  • Isaías 40:31 (NVI)

    pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; levantarán el vuelo como las águilas, correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.

  • Isaías 53:5 (NVI)

    Él fue traspasado por nuestras rebeliones y molido por nuestras iniquidades. Sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz y gracias a sus heridas fuimos sanados.

  • Isaías 1:1 (NVI)

    Visión que recibió Isaías, hijo de Amoz, acerca de Judá y Jerusalén, durante los reinados de Uzías, Jotán, Acaz y Ezequías, reyes de Judá.

  • Isaías 1:2 (NVI)

    ¡Oigan, cielos! ¡Escucha, tierra! Porque el Señor ha hablado: «Yo crie hijos y los hice crecer, pero ellos se rebelaron contra mí.

  • Isaías 1:3 (NVI)

    El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su amo; ¡pero Israel no conoce, mi pueblo no comprende!».

  • Isaías 1:4 (NVI)

    ¡Ay, nación pecadora, pueblo cargado de culpa, generación de malhechores, hijos corruptos! ¡Han abandonado al Señor! ¡Han despreciado al Santo de Israel! ¡Le han dado la espalda!

  • Isaías 1:5 (NVI)

    ¿Por qué recibir más golpes? ¿Por qué insistir en la rebelión? Toda su cabeza está herida, todo su corazón está enfermo.

  • Isaías 1:6 (NVI)

    Desde la planta del pie hasta la coronilla no les queda nada sano: todo en ellos es heridas, moretones y llagas abiertas, que no les han sido curadas, ni vendadas, ni aliviadas con aceite.

  • Isaías 1:7 (NVI)

    Su país está desolado, sus ciudades son presa del fuego; ante sus propios ojos los extraños devoran sus campos; su país está desolado, como si hubiera sido destruido por extranjeros.

  • Isaías 1:8 (NVI)

    La hija Sión ha quedado como cobertizo en un viñedo, como choza en un huerto de pepinos, como ciudad sitiada.

  • Isaías 1:9 (NVI)

    Si el Señor de los Ejércitos no nos hubiera dejado un remanente de sobrevivientes, seríamos ya como Sodoma, nos pareceríamos a Gomorra.

  • Isaías 1:10 (NVI)

    ¡Oigan la palabra del Señor, gobernantes de Sodoma! ¡Escuchen la instrucción de nuestro Dios, pueblo de Gomorra!

  • Isaías 1:11 (NVI)

    «¿De qué me sirven sus muchos sacrificios?», dice el Señor. «Harto estoy de holocaustos de carneros y de la grasa de animales engordados; la sangre de novillos, corderos y machos cabríos no me complace.

  • Isaías 1:12 (NVI)

    ¿Por qué vienen a presentarse ante mí? ¿Quién les mandó traer animales para que pisotearan mis atrios?

  • Isaías 1:13 (NVI)

    No me sigan trayendo vanas ofrendas; el incienso es para mí una abominación. Luna nueva, día de reposo, asambleas convocadas; ¡no soporto sus asambleas que me ofenden!

  • Isaías 1:14 (NVI)

    Yo aborrezco sus lunas nuevas y festividades; se me han vuelto una carga que estoy cansado de soportar.

  • Isaías 1:15 (NVI)

    Cuando levantan sus manos, yo aparto de ustedes mis ojos; aunque multipliquen sus oraciones, no las escucharé. »¡Tienen las manos llenas de sangre!

  • Isaías 1:16 (NVI)

    »¡Lávense, límpiense! ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas! ¡Dejen de hacer el mal!

  • Isaías 1:17 (NVI)

    ¡Aprendan a hacer el bien! ¡Busquen la justicia y restituyan al oprimido! ¡Aboguen por el huérfano y defiendan a la viuda!».

  • Isaías 1:18 (NVI)

    «Vengan, pongamos las cosas en claro», dice el Señor. «Aunque sus pecados sean como escarlata, quedarán blancos como la nieve. Aunque sean rojos como la púrpura, quedarán como la lana.

  • Isaías 1:19 (NVI)

    ¿Están ustedes dispuestos a obedecer? ¡Comerán lo bueno de la tierra!

  • Isaías 1:20 (NVI)

    ¿Se niegan y se rebelan? ¡Serán devorados por la espada!». El Señor mismo lo ha dicho.

  • Isaías 1:21 (NVI)

    ¡Cómo se ha prostituido la ciudad fiel! Antes estaba llena de justicia. La rectitud moraba en ella, pero ahora solo quedan asesinos.