Vencer: Devociones de Tiempo de Gracia

Devotional
Introducción

Una de las fuentes de inspiración en mi vida fue una mujer un poco más joven que yo; una mujer que, básicamente, estuvo enferma durante toda su vida adulta; murió cuando sólo tenía 42 años. Nunca voy a olvidar la manera en que ella asumió la vida: se negó a permitir que las enfermedades determinaran su vida; se negó a permitir que las enfermedades la derribaran hasta sentirse inútil. Siempre estuvo haciendo cosas por otras personas, cosas que tocaron sus vidas. La iglesia estuvo llena en su funeral. Estoy deseando verla en el cielo. Con la ayuda de Dios ella venció.

No conozco a nadie que no haya sido quebrantado de alguna manera; no conozco a nadie que haya vivido sin ningún problema en toda su vida. Ni siquiera los grandes triunfadores: los ricos, los bellos, los famosos; ellos también tienen que lidiar con la depresión, el miedo, la ansiedad, el odio a sí mismo, y la muerte.

En las siete breves cartas que san Juan les escribió a los cristianos de Asia Menor, cartas que están contenidas en los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis, habló de sus luchas y sus dificultades; cada congregación, y cada uno de sus miembros, tenían problemas y desafíos. Pero a cada una le dio ánimo para vencer, y a cada una le dio las promesas divinas de maravillosas bendiciones al final: “comer del árbol de la vida” (2:7) y “un lugar conmigo en mi trono” (3:21). “No borraré sus nombres del libro de la vida” (3:5).

Yo sé que usted también lucha. En este librito le voy a pedir que reflexione sobre las frustraciones de su vida, y también lo voy a invitar a que vea con más claridad y se regocije por lo que Dios ha hecho por usted y por medio de usted. Puede tener más confianza cada día en sus maravillosas promesas de fortaleza y energía. De esa manera, usted también vencerá.

--Pastor Mark Jeske