«Una fórmula esencial: confiar y obedecer»

Day 1 of 6 • This day’s reading

Devotional

«Una pregunta inquietante»


Los principios y prácticas en este devocional son producto de una relación poderosa y desafiante. Las Escrituras nos dicen que Dios obra con más frecuencia y con más fuerza a través del «hierro que se afila con el hierro», es decir, conexiones vulnerables, inspiradoras y honestas con otros creyentes. Realmente, no es necesario tener un centenar de esas relaciones, pero sí necesitamos unas pocas. El devocional que usted está siguiendo, es resultado de este tipo de conexiones. Así mismo, Scott y John compartirán la historia de cómo se conocieron y de cómo esa relación personal, comenzó a desarrollarse. 


Relato de Scott


La pregunta de John me dejó tambaleante. Me preguntó: «Scott, ¿le darías a Dios un minuto?»




Era el año 2012. Yo había salido a desayunar con mi buen amigo y compañero, el pastor John Bates. Esa mañana me había llamado urgentemente con el mensaje: «Scott, ¡tenemos que vernos!»




Con los años, había llegado a confiar en John y sus discernimientos espirituales. Él camina con Dios con una unción profética y yo había aprendido a escucharlo cuando hablaba. Sin embargo, esa mañana durante el desayuno, su pregunta me confundió. Pensé al instante: Por supuesto que voy a darle a Dios un minuto. Yo le he dado mi vida, ¿no es así? Todo lo que tengo le pertenece a Él. Pero sospechaba que no era eso lo que John me estaba pidiendo. De alguna manera, la pregunta parecía más profunda, más significativa, más amenazante.




John respiró profundamente e insistió. Podía darse cuenta, por la mirada en mi rostro, de que realmente yo no entendía lo que me preguntaba. Entonces, lo reformuló así: «Scott, ¿le darías a Dios un minuto del culto del domingo por la mañana?»




De repente me di cuenta de que estaba desafiando mi liderazgo, mi estilo, y aún más, mi identidad como el tipo de pastor en que me había convertido. Lo del tiempo, sin embargo, aún me parecía muy extraño. Acababa de comenzar a impartir una nueva serie de estudios titulada «Abiertos». Irónicamente, trataban acerca de escuchar la voz de Dios. La pregunta de John me sacaba de mi bien aislada zona de confort, e inmediatamente pensé en varias respuestas fáciles y rápidas para contestar tan inquietante pregunta. En el día dos serán expuestas y analizadas para llegar a la conclusión de que ninguna funcionó y en cambio, vinieron muchas otras a mi mente.