Certeza ¿En Este Tiempo?

Devotional

"Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve." Hebreos 11:1 (NVI)


Pienso que la fe no aparece mágicamente. No creo que yo llegué un día a la iglesia y de inmediato comencé a esperar en Dios.


En mi caso, comencé a creer en Jesús, y como nueva cristiana, no sabía qué esperar, pero sabía que debía ser diferente al mundo en el que yo vivía. 


Pero, yo no vivía tan distinto. Mi pecado aún me gobernaba, y aprendí a no hacer caso a mi conciencia. El tiempo hizo que yo distorsionara el concepto de Fe, y aprendí a no esperar en Dios, solo a "seguir caminando".


Seguí caminando con mis ideas y convencida de que "no conocía la fe". Un día, no sé cuándo, comencé a "esperar" que llegaría a conocer la fe.


Y mientras Dios iba moviendo piedras del camino, yo sentía que estaba tan lejos de tener fe, porque sentía que mi llanto y mi pesar por ver esas piedras alejadas, no tenía nada que ver con creerle a Dios.


¿Cómo podía yo llamarme "mujer de fe"?  


Y a cada tropiezo, a duras penas pude "seguir caminando" y en una de esas tantas caídas, clamé al Señor: ¡Dame fe! ¡Quiero conocer qué es fe!


Y Dios quitó el velo de mis ojos y me permitió ver que desde el día en el que lo acepté en mi corazón, hice mi primer paso de fe, porque de oídas sabía de Él y sin conocerlo decidí que ese alguien debía tener mi vida.


Que si a pesar de tanto caerme,  "seguí caminando" es porque sin darme cuenta sentía que "alguien" me esperaba, sino ¿Por qué me levantaría?


Que tuve motivos para devolverme, pero mi corazón anhelaba desde siempre saborear que se siente llegar a una meta.


Que si hay lloro porque algo "mío" ya no está, es porque Dios mismo trae algo de Él, para darme la alegría y paz que promete a los que perseveran a los que SIGUEN CAMINANDO en Él.


"(...) y, cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegría, conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente." Hebreos 10:34 (NVI)