Confiable: Aprendiendo valentía de la vida de Daniel

Day 1 of 5 • This day’s reading

Devotional

Dia 1—La vida y el carácter de Daniel

 


Sin embargo, últimamente he notado que las noticias son cada vez más perturbadoras. Los reportajes de conflictos políticos, crímenes e inmoralidad a veces me roban el gozo e influyen en mi estado de ánimo. 


Como esposa, mamá y abuela, la mirada rápida a nuestra cultura que me ofrece las noticias a nivel mundial, amenaza con destruir mi esperanza y mis sueños para mis seres queridos, y me quedo con el gran interrogante de si esas personas podrán crecer y tener éxito en una época caracterizada por la impiedad y la turbulencia. ¡Gloria a Dios! Él nos da gran esperanza, ayuda poderosa y ejemplos maravillosos de quienes han luchado tenazmente contra los mensajes y la seducción de las culturas paganas, y han ganado. Tenemos ejemplos de personajes que triunfaron sobre el enemigo y cuya vida es digna de que la estudiemos y la reconozcamos, y también la imitemos. Además de siempre aprender del ejemplo de nuestro Señor y Salvador, Jesús, también en la Palabra de Dios encontramos ejemplos inspiradores de hombres y mujeres que triunfaron. El profeta Daniel es uno de esos ejemplos.


Como un hebreo en cautividad, Daniel vivía en la cultura pagana de Babilonia, donde hubo momentos en que incluso estuvo bajo amenaza por llevar un estilo de vida que agradaba a Dios. Daniel manifestó una vida y un carácter que honraban a Dios y que proveían liderazgo a otros exiliados en Babilonia. La vida de Daniel nos muestra la manera de prosperar a pesar de una cultura que nos lanza insultos y, al mismo tiempo, nos invita a beber de cada tipo de tentación que el enemigo pueda presentar.


¿Cedió Daniel ante la desesperanza cuando se vio en medio de una cultura impía? ¡De ninguna manera! ¿Fue engañado por los mensajes seductores de indulgencia y orgullo? No. Daniel llevó una vida inconmovible y cumplió la tarea que Dios le encomendó mientras vivía en el territorio enemigo. 


Tú y yo podemos aprender del ejemplo de Daniel, ¿acaso no vivimos en una sociedad similar hoy en día? ¿Acaso no estamos rodeadas de circunstancias irreligiosas? Sin embargo, no hay razón de que temamos por nosotras mismas, por nuestros hijos y nietos, y por aquellos que nos acompañan. Dios es mayor que nuestro enemigo, mayor que los mensajes que vociferan nuestros tiempos, mayor que las tentaciones y las amenazas que el mundo tal vez nos presente.


Amiga, quiero animarte… tú y tus seres queridos fueron creados para triunfar, para prosperar en estos días. El tiempo de tu nacimiento y de aquellos a los que amas fue planeado por un Dios amoroso y santo, que no se amedrenta ante el mal y el pecado del mundo. Haz una pausa por un momento para que consideres esta siguiente verdad: El llamado de Dios es a mucho más que sólo escapar a las trampas de nuestra cultura. Así es. Su invitación implica mucho más que eso. Él nos está llamando a ti y a mí a entrar en un lugar más profundo con Él para que seamos fieles, valientes y confiables, y a que expresemos una libertad y una paz que el mundo no puede explicar ni imitar sin Jesús. Otros creyentes también necesitan ver y recibir aliento a partir de una vida como la de Daniel, vivida en este tiempo, en nuestro mundo convulsionado y herido.