Conversa Séria- Verdadeira Liberdade

Devocional

Algunos dolores no desaparecen a pesar de nuestros esfuerzos. A veces escondemos o negamos el dolor cuando tenemos miedo de ser vulnerables.


Sin embargo, el dolor no necesita controlarnos. Lo que hacemos con nuestro dolor determina en quién nos estamos convirtiendo. A medida que crecemos, podemos celebrar a los demás y liberarnos de patrones de control o abuso.


Pablo habla abiertamente sobre un aguijón en su carne. Un dolor como este es como una astilla desagradable que afecta nuestra capacidad para caminar correctamente. Al retirarlo, hay una liberación y capacidad de curación. Tenemos que lidiar con los problemas de raíz que siguen impactando nuestro pensamiento y nuestras acciones.


Todos necesitamos a alguien con quien podamos hablar abierta y honestamente sobre el dolor y la disfunción. Mantener el espacio para procesar la dinámica de nuestras vidas emocionales es un gran paso hacia el proceso de sanidad. Somos seres holísticos, así que ser como Cristo es hablar de quebrantamiento. Dios nos ama y comprende la profundidad de nuestro dolor y la totalidad de nuestro proceso.


Preguntas


Hay poder en la comunidad de una iglesia saludable. ¿Hay momentos en los que sabes que estás pasando por alto las situaciones difíciles con las personas más cercanas a ti? ¿Tienes personas en tu círculo en las que puedas confiar, que te escucharán y te amarán a pesar de todo?


¿Tienes la capacidad de celebrar, defender y reír con las personas que te rodean? Este es un signo de un alma sana.