NVA | Vida Abundante
NVA | Palabra y Adoración en Domingo 25
Domingos en NVA | Experiencia de Palabra y Adoración
Locations & Times
Expand
  • NVA, Levittown
    Levittown, Toa Baja 00949, Puerto Rico
    Sunday 10:30 AM
¿PARA QUÉ VIVIR?

En este mensaje, el pastor de jóvenes Imer Martín discutirá cinco estilos de vida que impulsan a una persona a cuestionar el valor de la vida. Dependiendo del estilo de vida que escoja vivir, será su respuesta para la pregunta "para qué vivir".

El problema de la existencia del ser humano ha sido debatido a través de toda la historia.

Sin embargo, el momento filosófico y difícil que puede ocasionar este pregunta, se daría en alguna de las siguientes situaciones:
Situación #1: Hacer morir

El filósofo Michel Foucault describió unos fenómenos políticos antiguos con las frases “hacer morir” o “dejar vivir”. El hacer morir se refiere a la capacidad de los poderosos (p. ej. los reyes) para decidir quién moriría. Mientras, el dejar vivir es la misericordia o pena de los reyes para dejar vivos a las personas a quién podían hacer que murieran, pero decidían dejar vivir.

A pesar que no somos los poderosos macaracachimbas para mandar a matar a mil personas, en nuestras manos sí está el hacer morir otros/as. ¿Cómo?
Físicamente- el homicidio (voluntario/doloso, premeditado/asesinato, involuntario/negligente, castigo/pena de muerte)
emocionalmente- matando sueños, ideas, buenas intenciones, sentimientos
relacionalmente- envidia, celos, insultos, traiciones/cuernos, reputaciones

OJO: Podemos hacer que otra persona se cuestione ¿para qué vivir?
Situación #2: Dejar morir

Foucault menciona que cuando llegamos a la modernidad, la relación de poder entre los poderosos y el pueblo cambia. Ahora, los poderosos no “hacen morir”, sino “dejan morir”.

¿A quienes dejamos morir como sociedad? A los presos, a los deambulantes, a quienes tienen la enfermedad de adicción a drogas, a las personas con condiciones de salud emocional, a los sordos, a quienes tienen diversidad funcional física o mental (cegüera, Sindrome Down, autismo, etc.), a los misioneros, a los que se apartan de la Iglesia, a los líderes que pecan/fallan, a los inmigrantes, a los que no se visten como nosotros, a los que no tienen el mismo interés sexual que nosotros, a las víctimas de violencia de género, a los que no piensan como nosotros, a la biodiversidad, a los animales en peligro de extinción, a la naturaleza con falta de reducir, reusar y reciclar...

Nosotros hacemos esto con nuestra indiferencia.

En particular, podemos denotar nuestra apatía hacia el evangelismo y las misiones.

El Fondo de Evangelismo Mundial (FEM) sostiene a más de 700 misioneros en 162 áreas del mundo. Actualmente, 2/3 de nazarenos del mundo no están aportando lo suficiente o no están aportando.

¿A cuántos viajes misioneros he ido? ¿A cuántas personas he ayudado intencionalmente en sus procesos de conversión y/o discipulado? ¿Cuántas veces oro específicamente por nuestros misioneros adoptivos? ¿A quién estoy discipulando activamente?

OJO: Cuando no proclamamos el mensaje y dejamos morir, obligamos a que la gente se pregunte ¿para qué vivir?”.
Situación #3: Dejar(se) morir

Entonces, no solo uno puede ser indiferente con los demás. También, podemos ser indiferentes con nosotros mismos.

OJO: Cuando llegamos a este punto, nos cuestionamos seriamente, “¿para qué vivir?”.

En este momento, incluso, pueden llegar pensamientos de desilusión y de preferir la muerte a la vida. El profeta Elías es un ejemplo de ello.

(1 Reyes 19:4) Luego él se fue hacia el desierto, y caminó durante un día, hasta que finalmente se sentó bajo una retama. Era tal su deseo de morirse, que dijo: «¡Basta ya, Señor! ¡Quítame la vida, pues yo no soy mejor que mis padres!»

Necesitamos recordar y reconocer el trabajo de Cristo en nuestra vida para que recobre sentido nuestra existencia. Debemos trabajar integralmente con nuestros aspectos relacionales/sociales(7,000 personas no se han arrodillado a Baal), intelectuales/mentales(propósito profesional de ungir reyes), emocionales(manejo de estrés- lejos de Jezabel), físicos(dormir y comer) y espirituales (silbo apacible).

A través de tu historia otros verán su historia y querrán ser parte de la historia de Dios. El gran profeta Elías es un ejemplo de cómo podemos encontrarnos en lo más profundo del pozo de la desesperación, pero podemos ser rescatados por el Padre amante.

El 10 de septiembre es el día mundial para la prevención del suicidio, y en EEUU se conmemora durante todo el mes.






Preguntas frecuentes sobre el suicidio

Entra a este enlace y aprende del tema. Así, cuando veas a una persona que se está "dejando morir", puedas ser un poco más asertivo en tu forma de ayudar.

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/el-suicidio-en-los-estados-unidos/index.shtml
Situación #4: (Sobre)vivir

En este modo de vida, más que indiferencia, hemos decidido tomar “amiplín”, y que todo nos resbale y nada nos importe. Más que indiferencia, es resignación.

Hemos puesto nuestra vida en automático, sin sentido ni pasión. Alcanzamos la forma de insensibilizarnos ante las emociones y ante lo espiritual. Ya estamos entumecidos, paralizados, adormecidos. No buscamos otro trabajo, no intentamos algo nuevo, no vamos a la iglesia con convicción, no nos relacionamos con intención, no amamos con pasión, ni reímos con diversión.

¿Cómo? Cuando buscamos escapar constantemente de nuestras realidades:
bingewatching viendo Netflix, tomando alcohol desmedidamente, desarrollando adicción al tabaco, comiendo excesivamente comfort foods, el comprar compulsivamente, las relaciones sexuales de alto riesgo, buscar activismo desmedido en el jangueo... ¡y hasta en la propia iglesia!

Cuando no queremos morir ni disfrutamos la vida, estamos sobreviviendo... y eso no es vivir.

OJO: Cuando sobrevivimos, funcionaremos en automático por un tiempo, pero luego preguntaremos “¿para qué vivir?
Respuesta a las situaciones #1- #4: ¡Vive ya!

SALMOS 34:11 en adelante, nos dan consejos directos para estas situaciones.

"Si quieren gozar de la vida y vivir una vida feliz (plena)" - VIVIR

"Dejen de hablar mal de otros, y de mentir, aléjense del mal" - HACER MORIR

"Hagan (Actúen, no siendo indiferente) lo bueno y procuren vivir siempre en paz." - DEJAR MORIR

"Dios siempre está cerca para salvar a los que no tienen ánimo y esperanza" - DEJARSE MORIR

"Los que son de Dios, podrán tener muchos problemas (por haberse insensibilizado y adormecido con el mundo), pero él los ayudará a vencerlos" - SOBREVIVIR







Entonces, ¿estas viviendo en alguna de estas dinámicas de “vida”? ¿Estás “haciendo morir” con envidia, engaño, traición y egoísmo? ¿Estás “dejando morir” ignorando las necesidades de los demás a tu lado? ¿Estás “dejándote morir” al desear que esta vida acabe ya? ¿Estás “sobreviviendo” en automático sin sentido, sin rumbo y sin sentir? Si te ves reflejado en alguna situación -a menor o mayor grado- de seguro cuestionaste, te cuestionas o te cuestionarás: "¿Para qué vivir?"

¡Sea cual sea: hay una buena noticia! ¡En Jesús sí hay vida y vida en abundancia! No importa si estás cuestionando para qué vivir o si has sido de tropiezo para que otro se lo cuestione: tienes una segunda oportunidad. ¡Y eso es una razón para vivir!

Para qué vivir:
1- Porque disfrutaremos de segundas oportunidades (Juan 3:16)
2- Porque hay lugares que no hemos visitado ni visto
3- Porque fuimos creados para que hagamos buenas obras (Efesios 2:10)
4- Porque Dios quiere que conozcamos la verdad (1 Timoteo 2:3-4)
5- Porque nada nos puede separar del amor de Dios (Romanos 8:38-39)
6- Porque vivimos para dar fruto y ayudar (Romanos 6:22)
7- Porque nos quedan momentos hermosos por experimentar (1 Reyes 19:7)
8- Porque nos merecemos ver el final de nuestros papelones (2 Timoteo 4:7-8)
9- Porque eres creación única desde la eternidad (Salmos 139:16 | Isaías 43:1-4)
10- Porque siempre hay personas que estarán a tu lado, aunque no los podamos reconocer en el momento (Isaías 41:10)

Si te preguntas para qué vivir, recuerda: ¡Sus promesas nos dan vida!