Dios y Yo: Devociones del Ministerio Tiempo de Gracia

Devocionales
Introducción

“El séptimo día concluyó Dios la obra que hizo, y reposó”.

¿Por qué cree que reposó? Usted y yo tenemos que descansar porque nos cansamos, ¿se cansa Dios? Claro que no, tenía tanta energía el séptimo día como el primer día de la semana de la creación. ¿Interrumpió la labor de construcción cósmica para establecer una norma que sus hijos siguieran, es decir, que es bueno tomar un día libre a la semana? Quizás un poco. ¿Descansó en sábado para decretar que el sábado debía ser por siempre el día para la adoración? No.

El capítulo 4 del libro de Hebreos nos ayuda a ver que el significado fundamental del sábado no es el de día sino el reposo. Dios no se ocupa en primer lugar del descanso del cuerpo (aunque tiene su propio valor) sino del descanso del alma. El significado más profundo del maravilloso sábado de Dios es el perdón de los pecados y tener una gran relación con Dios.

Jesús habló de ese género de descanso en Mateo 11:28: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar [Sabbath]”. Con este pequeño libro, me gustaría caminar con usted a través de algunos de los salmos y pensar en varios aspectos de su posesión más importante, su relación con Dios. Dios y yo, ¡por medio de nuestro Salvador Jesús, todo está bien! Los salmos han sido diseñados por Dios para darle un lenguaje de alabanza y oración; fueron escritos a menudo en primera persona para darle un vocabulario para expresar y celebrar esa relación de Sabbath.

Tengo la esperanza de que usted disfrute de estas cortas devociones, una para cada día del mes; pero mi mayor esperanza es que es que lo conduzcan a profundizar en el poder y la sabiduría que hay en los Salmos mientras crece en su relación con el Señor, que lo ama.

--Pastor Mark Jeske