Buscando a Dios en la adoración

Devocionales
¡Debemos adorar a Dios cuando nos sentimos bien y cuando estamos deshechos!

Las palabras "contrito" y "humilde" se traducen del hebreo que significa "aplastado, magullado, roto o deprimido".



Cuando me siento realmente abatido, voy a un lugar tranquilo y adoro a Dios como mi Refugio y el que Levanta mi Cabeza.



La verdadera adoración proviene de un corazón sincero, humilde y un espíritu quebrantado y rendido. Un corazón que camina en la verdad, obedeciendo las leyes de Dios por amor a Él. Un corazón que se ha dado cuenta de que, aparte de Dios, no hay esperanza. ¡Él lo merece todo; todo el afecto de nuestro corazón, la capacidad de nuestra mente, todas nuestras emociones y nuestra fuerza física!



Romanos 12:1-2 NVI, declara: "'Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta."



Lee 1 Crónicas 29 y observa cómo la adoración es una expresión de toda la vida.

¿En qué forma respondes a Dios en adoración? Medita en esta pregunta. Considera escribir tus pensamientos.