Enviados

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional



RESPUESTAS

En el capítulo 1 del libro de Habacuc, vemos como él hizo las preguntas correctas, mantuvo su posición y la actitud correcta; así recibió dirección de parte de Dios para llevar adelante una gran visión.

1. Preguntas correctas:

¿No eres tú desde la eternidad, oh Señor, Dios mío, Santo mío? No moriremos. Oh Señor, para juicio lo has puesto; tú, oh Roca, lo has establecido para corrección.
Habacuc 1:12 (LBLA)

  • Habacuc le preguntaba a Dios reconociendo quién era Él, por encima de la circunstancia en la que se encontrara, sabía que solo Dios podía responder a su clamor.

2. Posición y actitud:

Estaré en mi puesto de guardia, y sobre la fortaleza me pondré; velaré para ver lo que Él me dice.
Habacuc 2:1 (LBLA)

  • Habacuc no dejó que la opresión externa afectara su posición delante de Dios, por eso dijo: “Estaré en mi puesto”. Además, dijo que estaría de guardia y velaría. Es decir, su actitud era de fe, esperando en un estado de alerta por la respuesta que tendría el Señor para él.

3. Dirección de Dios:

Entonces el Señor me respondió, y dijo: Escribe la visión y grábala en tablas, para que corra el que la lea. Porque es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará.
Habacuc 2:2-3 (LBLA)

  • Dios direccionó a Habacuc y lo envió a escribir la visión, ya que esta tenía un tiempo específico para cumplirse por más que pareciera estar tardando.

El mismo Dios que envió a Habacuc es nuestro Dios. Él quiere responder a cada una de tus inquietudes, solo esta esperando que hagas las preguntas correctas. Por esto, queremos invitarte a seguir los siguientes pasos prácticos:

  1. Escribe tu propósito en una frase.
  2. Busca un versículo bíblico que respalde ese propósito.
  3. Determina una visión (que harás) para alcanzar este propósito.
  4. Escribe qué acciones debes realizar que te alineen a la visión y logres cumplirlo.