DIOS NUNCA LLEGA TARDE

Devocionales

Tu impaciencia no mueve la mano de Dios


Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, Él mismo lo ha escrito, lo ha labrado, no es que lo va a hacer mañana o pasado mañana, Él ya lo hizo desde antes de la creación del mundo. Antes de que nosotros fuéramos, Dios había visto este día con tus problemas, con lo que estás viviendo, y Él no ignora las cosas que tú necesitas, Él te ama y Él te las dará.


Por eso, quiero contarte acerca de tres cosas que pasan en medio de la prueba, lo primero es que Él quiere enseñarnos cosas maravillosas, en medio de ese horno de prueba Dios quiere glorificarse. En segundo lugar, Él quiere hacer milagros sorprendentes en medio nuestro, para poder ser testimonio a los demás; y finalmente, quiere mostrarnos cuánto orgullo hay en nuestro corazón, porque queremos que Él nos responda, pero no en su tiempo, sino ya, es como aquel dicho que dice: “Señor dame paciencia, pero ya”, y aquí quiero que entiendas que tu impaciencia no moverá la mano de Dios.


Jesús quiere tomar ocasión para bendecirte, y es que no sabes, no tienes ni idea el plan que Él tiene contigo en este momento, tal vez estés en ese fuego de la prueba como Sadrac, Mesac y Abed-nego, los cuales fueron metidos en un horno calentado 7 veces más, a tal punto que los guardias que los metieron se quemaron. Puedes leer en tu Biblia, como estos tres hombres no estaban desesperados, ellos no le dijeron al rey, por favor, eso quema o eso va a doler mucho, evítanos ese dolor, ¡No! Ellos le dijeron: “sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado”. 


Y, ¿sabes qué ocurrió? Ese rey que había echado a estos tres hombres, ahora veía a un cuarto hombre, era el Hijo de Dios que estaba en el horno del fuego, y puedes leerlo más adelante en el capítulo 3 del libro de Daniel, a partir de ese momento, lo que vino fue glorificar a Dios, por edicto del rey Nabucodonosor, toda nación y lengua debía ahora adorar al Dios de Sandra, Mesac y Abed-nego. ¡Dios quería glorificarse!