Falsificación

Devocionales

La verdadera fe crece. No se queda en una copia, o una falsificación, de la fe de otra persona. Al igual que las semillas plantadas en un jardín, el resultado de una fe real y creciente son las buenas obras. ¿Alguna vez sembraste una semilla en un jardín pero no brotó nada? Ya sea por la tierra en la que estaba la semilla o por la semilla misma, al no crecer hasta convertirse en una planta, ésta se volvió inservible. Al igual que una semilla debe producir una planta, Dios quiere que tu fe produzca algo. ¡Dios quiere que tu fe produzca acciones, algo que otros vean y que también te acerque a Dios! 


Esta semana, habla con alguien más maduro en su fe sobre cómo ha demostrado su fe a través de sus acciones.