Enemigos Del Reino

Devocionales

Al Señor le gusta trabajar en equipo 


Dios, a pesar de ser omnipotente, omnipresente y omnisciente, siempre busca a alguien cuando quiere hacer algo. Claro que Él podría hacer todo de forma individual, pero prefiere hacerlo a través de un equipo. Desde el principio de la creación, en lugar de cuidar el jardín del Edén Él mismo, buscó a alguien para que lo hicieran juntos. Creó las plantas y la tierra, pero fue Adán quien cultivó. Nuestras capacidades y talentos nunca deberían ser un obstáculo para trabajar con alguien más. Solos podremos llegar más rápido, pero acompañados siempre llegaremos más lejos.


Jesús no tomó Su condición de Hijo de Dios como una excusa para volverse individualista e independiente de los demás. Desde el principio de Su ministerio escogió un equipo de doce personas que lo iban a acompañar siempre. En el momento más importante de Su vida, cuando llevaba la cruz en Sus hombros y el cansancio le dificultaba lograr la tarea que tenía asignada, también recibió ayuda de alguien más: Simón de Cirene. Jesús, Dios hecho hombre, una persona excepcionalmente brillante en Su cuerpo, mente y espíritu, jamás optó por la posibilidad cumplir Su propósito de forma aislada de los demás. Formar equipos y trabajar en conjunto fue la clave durante todo Su ministerio.