Enemigos Del Reino

Dia 2 de 8 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

El antídoto contra el orgullo


La Biblia narra una historia fascinante de cuando los árboles estaban buscando quien reinara sobre ellos. Le preguntaron al olivo, a la higuera, a la vid y ninguna quiso reinar. Siempre pusieron como prioridad el servicio que realizaban y la honra que le daban a Dios. La zarza fue la única que quiso reinar y hasta se atrevió a ofrecer que todos los árboles se ocultaran bajo su sombra. Así es el orgullo: nos nubla las perspectivas y las prioridades. ¿Acaso una zarza puede dar sombra? Por supuesto que no. De qué nos valdría tener poder, posición y reconocimiento, si esto alimentará el orgullo en nuestro corazón. Si queremos mantenernos humildes nunca olvidemos servir y adorar al Señor: este es el único antídoto contra el orgullo.