Avanzando Cuando Ha Pasado Mucho Tiempo

Dia 5 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Antes del nacimiento de Jesús, María y José habían sido visitados por ángeles en sueños y en persona. Los buscaban pastores de los campos y sabios de tierras lejanas a los que se les había anunciado la llegada del Mesías. Cuando María y José se encontraron con Simeón el día de la consagración de Jesús, se sintieron muy conmovidos por el poder del Espíritu Santo y por la fe que evidentemente había en su vida. Había algo en su discurso que distinguía lo que se comunicaba. Todos necesitamos un discurso fortalecido por el Espíritu. No hay nada como encontrarse con el Espíritu de Dios en un momento aparentemente ordinario con una persona que claramente ha estado en la presencia de Dios. Simeón habló de la bondad de Dios derramada y con tanta confianza y fervor.  Simeón habló con el destino en mente, el propósito del Reino, y de lo que iba a venir - con gracia, verdad y autoridad.   


Del mismo modo, la profetisa Ana, viuda en su edad avanzada, era una mujer vulnerable de una tribu norteña poco espectacular. En las palabras de sabiduría de Ana descubrimos que la fuerza y el ánimo pueden brotar de los lugares más insospechados. Podemos comprometernos y apoyarnos en la revelación que fluye de aquellos que pueden ser vistos como recipientes improbables. Los obedientes al Espíritu de Dios ofrecen algo transformador por la gracia de Dios. Dios puede usar a cualquiera y a todos para hablar de sus promesas. Nunca subestimes el potencial que encierra la palabra con el poder del Espíritu.   


PREGUNTAS  


¿Dónde has pasado inicialmente por alto a alguien y sin embargo has sido profundamente impactado por el Espíritu de Dios en sus palabras?   


Pide a Dios que infunda en tus palabras la naturaleza transformadora de Jesús.