Confiando Hoy en Vez De Preocupándonos Por El Mañana

Devocionales

El hecho de que Jesús se dirigiera a diferentes tipos de personas nos habla de su propia mentalidad. Se dirigía a los jornaleros cuya situación económica era bastante precaria. También les hablaba a los que tenían mucha seguridad en sus posiciones de poder, pensamiento religioso y posesiones materiales. Jesús estaba en camino a la cruz y afligido por muchos problemas. Estaba a punto de experimentar el rechazo insuperable, el odio, la separación del Padre, la incomprensión de aquellos a los que vino a alcanzar, la burla, el dolor físico y la muerte. Mientras hablaba a la gente, también estaba abriendo su mundo para compartir lo que soportó por nosotros. Podemos confiar hoy en lugar de vivir preocupados por el mañana. Jesús se llenaba de fuerza mientras confiaba en el Padre. Podemos considerar fácilmente todos los asuntos del mañana, pero tenemos una gracia para el día de hoy.   


PREGUNTAS  


¿Qué te preocupa? Al re-entrenar tu mente para abrazar la gracia de Dios, comienza a confesar sobre ti mismo y tu vida que se puede confiar en que Dios te dará la gracia para tu mañana.   


La gracia de Dios es suficiente para ti. ¿Eres capaz de reconocer tu debilidad para que el poder de Cristo descanse sobre ti?