Confiando Hoy en Vez De Preocupándonos Por El Mañana

Devocionales

Es fácil establecer expectativas para nuestro futuro y pensar que "un día" todo va a ser diferente. Como cristianos podemos entrar en la alegría de Dios ahora y abrazar su plenitud de vida ahora, en lugar de esperar hasta que las cosas parezcan más ideales o pintorescas. Si siempre estamos esperando el futuro, podemos perder la alegría y la satisfacción que Dios ya ha dado para nuestro día a día.   


Incluso cuando anticipamos el futuro y tratamos de dar lo mejor de nosotros mismos, puede haber problemas físicos no diagnosticados que tienen su origen en el estrés y la ansiedad en nuestro interior. Tenemos que ser capaces de reconocer rápidamente cuando estamos experimentando angustia y cambiar nuestra dirección para alejarnos del comportamiento que nos está afectando. Debemos acudir a las palabras de Jesús en la espera y en la anticipación de lo que nos espera. Debemos aspirar a parecernos más a Cristo ahora y en el camino hacia donde Él nos lleva.  


PREGUNTAS 


¿Puedes reconocer y admitir un sentimiento de preocupación y ansiedad por las circunstancias de tu vida hoy o para el mañana?  


Invita al Espíritu Santo a restaurar el gozo de tu salvación y pide a Dios que te revele dónde es necesario cambiar para parecerte más a Jesús hoy.