Adoración diaria

Dia 1 de 6 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

No todo debe ser adorado


Todos nosotros adoramos alguna cosa, pero no todas esas "cosas" deben ser adoradas.


¿Has prestado atención a los fanáticos de los deportes? Ellos se visten desde la cabeza hasta la punta de los pies con pinturas y ropas extrañas alegóricas a su equipo. Gritan y vociferan, dando ánimo y abucheando. En ocasiones, algunas personas entran en riñas y pleitos a causa de sus equipos. Incluso, algunas personas han sido asesinadas... durante un juego, el cual en verdad no tiene un significado importante en sus vidas.


¿Y qué tal los conciertos de música Pop? Todas esas chicas llorando y gritando con sus brazos extendidos tratando de alcanzar a esa celebridad. Algunas de ellas incluso hasta se desmayan. Lágrimas corren por sus rostros y burbujas de mocos salen por sus narices. Muchas cosas feas se ven en esas multitudes.


¿Por qué las personas son tan ridículamente obsesionadas con esas cosas, hasta el punto de que tienen respuestas corporales ante ellas? La razón, adoran estas cosas.


Aquí el por qué: Como humanos, ¡somos adoradores! Cada uno de nosotros adora. No podemos hacer nada al respecto. Es lo que somos. Es lo que hacemos. Así fuimos creados.


Lo que tu adoras es en lo que pasas más tiempo pensando, haciendo, o dándole mayor atención


¿Qué estás adorando?