Maravillosamente Complejo: Emprendo en Ti

Día 1 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

El propósito


Muchas personas viven sin saber cuál es el propósito de Dios para con ellos. Incluso los cristianos (aquellos que han recibido a Jesús como su Señor y Salvador) les cuesta identificar ese propósito. Cuando el Salmista afirma en el Salmo 139:16 que los ojos de Dios vieron su cuerpo en gestación, lo que está diciendo es que desde el principio Dios ha tenido cuidado y se ha interesado por el ser humano.


Pero esta declaración va más allá de solo mostrar a un Dios que se mantiene como observador, nos muestra al Creador que ya tiene todo escrito en su libro y que cada momento de la vida del ser humano fue diseñado desde antes que naciera. Qué extraordinario es que Dios ha estado con nosotros en todo tiempo, y que trazó un plan que es perfecto para nuestra vida.


Ahora bien, nos toca a cada uno activar el diseño que fue depositado en nosotros para cumplir el propósito de Dios. Pero para activar el diseño, primero debemos reconocer qué fue lo que se nos entregó.


Solo existe una manera de conocer el corazón de Dios, y es lo que Él quiere y pretende que hagamos cada día. Tenemos que intimar con el Padre, buscarle de corazón y en el espíritu. Cada día, cada momento necesitamos acercarnos a Dios para descubrir su propósito en nosotros y así activar el diseño.


Si usted compra un horno de microondas y lo coloca en la sala de su casa para usarlo como un televisor porque se parece a uno, ¿Puede el microondas transmitir alguna señal televisiva?


La respuesta es un rotundo NO. De la misma manera usted y yo, que fuimos diseñados para una tarea en particular, si nos desviamos a hacer otra cosa no seremos efectivos. Es por eso, por lo que muchas veces nos sentimos infructuosos, aunque nos esforzamos en hacer lo que no nos corresponde hacer, mientras Dios espera a que hagamos lo que sí nos corresponde.