La vida de Abraham

Devocionales

Volveremos


Esta última gran historia de Abraham parece reflejar la primera. Cuando la historia de Abraham comienza, el Señor se le apareció a Abram y le mandó dejar atrás a sus parientes e ir a la tierra que él le mostraría. Es extraño salir de casa sin saber a dónde vas, pero Dios le pidió a Abraham que confiara en él, y lo hizo.


En este caso, Dios le ordena a Abraham dejar su hogar y viajar al monte Moriah para hacer algo aún más extraño: ofrecer a su hijo como sacrificio. Una vez más, Dios le pide a Abraham que confíe en él; esta vez, Abraham obedece completa y rápidamente. 


El libro de Hebreos nos dice que, dado que Dios había prometido que Isaac sería el hijo del que Abraham se convertiría en una gran nación, consideró que Dios resucitaría al niño después de ser sacrificado (Hebreos 11:19). Esto se confirma por lo que leemos en Génesis 22:5. Cuando Abraham dejó a sus dos siervos para ir a sacrificar a Isaac, declaró con confianza: «Volveremos», ¡y lo hicieron! No por una resurrección, sino porque Dios proporcionó un carnero como sacrificio sustituto.


La gran historia de hoy rebosa de una perspectiva que debemos adoptar. Sin duda Abraham estaba agradecido cuando el carnero sustituyó a su hijo. Jesús es nuestro Cordero inmolado. Murió en nuestro lugar. Una perspectiva de profunda gratitud es un fundamento apropiado para cada creyente diariamente y por la eternidad. 


La disposición de Abraham de confiar en el poder de resurrección de Dios condujo al mayor testimonio de su vida. Como creyentes después de Pentecostés, hemos sido llenos del poder de resurrección de Dios. Al caminar en ese poder, podemos caminar en los zapatos de Abraham como amigos de Dios. Al hacerlo, el poder de Dios está en exhibición para que otros lo vean.


En cada caso, este tipo de comunión con Dios requiere el paso inicial de dejar un lugar de comodidad y luego viajar al lugar al que Dios nos ha llamado. Al igual que Abraham, nuestra próxima oportunidad de confiar en Dios no está muy lejos.  


Aprendemos de Abraham a confiar en nuestro Dios quien nos dio promesas sobre las cuales edificar nuestra fe.




Si estás interesado en obtener una copia gratuita del libro Globos Amarillos de forma electrónica y recursos devocionales adicionales, visita: https://yellowballoons.net/