La vida de Abraham

Dia 5 de 7 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Pacto mutuo


Dios hace múltiples convenios con Abram. Podemos pensar en ello como un pacto con múltiples partes, como los diferentes artículos de la Constitución de los Estados Unidos. 


Abram ya había sido declarado justo a la vista de Dios únicamente por la fe. Esa declaración no tenía condiciones restantes.  


La disposición hecha para Abram en el capítulo 17 es diferente, es mutua. Dios tiene un papel y Abram tiene otro; lo que Dios haga dependerá de lo que Abram haga. La parte que le corresponde a Abram es vivir siendo fiel, recto y sin culpa. Si Abram hace esto, entonces la parte de Dios es recompensarlo con bendiciones adicionales, multiplicarlo excesivamente.


Dios ya había prometido incondicionalmente hacer a los descendientes de Abram tan numerosos como las estrellas del cielo. Por lo tanto, multiplicarle excesivamente debe extenderse más allá de simples números. Y, por supuesto, Dios lo hizo. Más tarde, Dios otorgaría al linaje de Abram el Libertador de Israel y el Rey Eterno de la tierra: Jesús.


De estas diversas disposiciones que Dios hizo para Abram, aprendemos que la aceptación de Dios se da incondicionalmente. Cuando él concede una recompensa o da un don, es irrevocable (Romanos 11:29). Pero también aprendemos que podemos poseer estos regalos y todavía tendremos increíbles recompensas futuras relacionadas con nuestras elecciones actuales. Las recompensas se acumulan a medida que caminamos en obediencia.


Ahora Dios nos llama a ser personas que caminan con fe, sembrando semillas que bendicen a nuestras generaciones futuras, como Abram. Podemos aprender de él que cuando hacemos el esfuerzo de caminar con fe, Dios bendice ese esfuerzo más allá de lo que podemos imaginar.  


Sin embargo, no importa lo bien que podamos hacerlo o cuántas recompensas podamos acumular en el camino, siempre hay más por lo que podemos esforzarnos.


Algunas de las mejores pruebas de Abram todavía están por venir. Dios continuará moldeando a Abram en Abraham, el padre de todos los que creen.