Fe Y Política

Día 1 de 6 • Ver la lectura de hoy

Devocional




Ladrones y Falsos profetas


En la Inglaterra del siglo XIX se vivía una época de decadencia moral y política y el país entero sufría las consecuencias. Al parecer no quedaba otra cosa más que soportar este abuso y saqueo del país por parte de las personas que se suponía debían liderar el cambio y el progreso. Pero nada de eso estaba pasando.


Fue ese escenario el que vio nacer al famoso predicador bautista, Charles Spurgeon, conocido como “el príncipe de los predicadores”, quien, según la Internet Christian Library, evangelizó a lo largo de su vida alrededor de 10 millones de personas.


Un día, cansado de la situación que vivía, pronunció una frase que quedaría grabada en el alma de los ciudadanos de la época, creyentes y no creyentes, y que incluso hoy se sigue compartiendo por toda la Internet.


“Solo los tontos creen que política y religión no deben ser discutidos. Por esa razón los ladrones permanecen en el poder y los falsos profetas continúan predicando”. 


Estas severas palabras de Spurgeon, revelan que la sociedad inglesa de su época sufría de los mismos males que podemos ver en el mundo hoy. Sin embargo, en medio de la crítica a los actores políticos, surge también una reflexión para los creyentes hoy:


¿Cómo podrá cambiar esta situación si irresponsablemente se decide dejar la política en manos de gente inescrupulosa? ¿Qué país les estamos dejando a nuestros hijos si no hacemos algo al respecto? ¿Permitiremos que instancias sin fundamentos cristianos evangélicos genuinos continúen controlando curules parlamentarios, salas judiciales y la silla presidencial?