Amor Real

Dia 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Gomer 


No te avergüences si no tienes idea de quién es Gomer. Y estoy contigo si te estás preguntando a ti mismo, "¿qué tipo de nombre es ese?". Su historia es enterrada justo en el medio del Antiguo Testamento, y su nombre solo se menciona una vez en todo. Gomer era una de esas chicas olvidadas, del tipo que todos habían renunciado, del tipo que a otras chicas les encantaba odiar. Lo único que realmente sabemos sobre ella es que era una prostituta y que parecía que no podía salir de ese mundo. De hecho, cuando se nos presenta por primera vez en el libro de Oseas, nos enteramos de que es una prostituta antes de saber su nombre. Para todos los que la rodean, ella era eso, y nada más. Su historia se pone interesante cuando Dios le dice al profeta Oseas que tome a una mujer promiscua y pecadora, una joven rebelde, como su esposa. 


Si lo piensas, es algo tan extraño que Dios le pediría a un profeta, un predicador, que se case con esta chica y la cuide, tenga hijos con ella y le dé una vida completamente diferente. Parece una historia de Cenicienta, ¿verdad? Aquí está el problema: Gomer siguió traicionando a su esposo y a Dios y volviendo a la vida que conocía antes. Una y otra vez ella huía, y Dios le pedía a su esposo que la llevara de regreso, la perdonara y comenzara de nuevo. 


Ahora, no puedo decirte lo que Gomer sintió durante todo esto. No podemos escuchar la historia desde su perspectiva, sino que la historia es contada por Dios. Entonces, no sabemos si ella siguió regresando porque era realmente malvada o rebelde, lo cual muy bien podría haber sido el caso; o si tal vez fue porque se sentía demasiado sucia, demasiado avergonzada y demasiado consciente de sí misma para creer realmente que merecía más de la vida que había conocido. Pero me encanta que la historia se cuente desde el punto de vista de Dios, porque lo que SÍ sabemos es que, para Dios, ella siempre fue digna de otra oportunidad. A lo largo de esta historia, vemos una variedad de emociones diferentes. Hay ira y frustración, incluso de parte de Dios, mientras lucha con la incapacidad de Gomer de dejarse amar. PERO- No se rinde. De hecho, incluso cuando Oseas tiene que pagar un alto precio como consecuencia de su pecado, lo hace, solo para demostrar cuánto vale. 


Al final, Gomer puede regresar a Él. El amor de Dios transforma su corazón y le permite dejar atrás su pasado y comenzar una nueva forma de vida. Esa niña que una vez fue conocida como una niña pecadora, puede convertirse en una esposa y madre amorosa. Dios le da un lugar para pertenecer y una familia. 


La historia de Gomer es una metáfora del amor de Dios hacia su pueblo. En el momento de esta historia, parecía que todos se apartaban del Señor, lo desobedecían y adoraban a dioses falsos. Lo que le pidió a Oseas que hiciera era un símbolo de lo que hace con nosotros cada vez que nos alejamos de Él. Todos tenemos un pequeño Gomer en nosotros: esa chica que parece que no puede hacerlo bien, incluso cuando se le han presentado todas las oportunidades. El objetivo de este estudio es que a través de él permitiremos que Dios nos muestre que nunca estamos demasiado sucios, nunca demasiado usados y nunca tan lejos que ya no pensará que somos dignos de la persecución.