Cómo tener unas fiestas en paz

Día 2 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

Día 2: AMOR COMPROMETIDO


La palabra amor es una de las que más se pronuncia. El verdadero valor de la palabra amor no está en tenerla en la boca si no en la acción comprometida.


Dios, al vernos perdidos, envió a su hijo para rescatarnos. No se quedó en la dialéctica del tema del pecado. Tomó la decisión de enviar a su hijo a morir por nosotros. El amor de Dios, es un amor compasivo. La compasión define el tipo de amor con el que Dios nos amó al enviar a su hijo.


Recordemos qué es compasión: compasión es hacer algo para aliviar el dolor de otro. Podemos ver que hay un mundo que sufre. ¿Estamos haciendo algo por otro?


Es muy difícil salir de nosotros mismos para mirar el dolor de otro que sufre.


Hay gente que no puede sentir lo que Jesus sintió por la gente porque no ve. Ver lo que le pasa a otros es fundamental. Muchas veces nuestro ego no nos deja ver más allá de nosotros mismos. Tenemos que saber que hay un mundo más allá de nuestros problemas.


Recuerde que es una gran cura terapéutica ver que hay otra gente que sufre tanto o más que yo. Ver la necesidad nos ayuda a mantenernos en perspectiva. Muchas veces descubrimos que lo que a mi me pasa y por lo que me hago mala sangre es nada comparado con tanta gente que sufre.


Le propongo un desafío: en estas fiestas tenga 3 acciones dirigidas a aliviar el dolor de alguien que sufre. Alguien que no puede devolverte lo que harás por ella.