Sin Vergüenza: Descubre Tu Lugar en Las Tensiones De La Identidad

Día 1 de 5 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Day 1 -- La aterradora en el medio


¡La Virgen María! Cuando era adolescente en Nueva York, recuerdo a todos tratando de hacerse con dos joyas: el rostro de Jesús o la imagen de su madre, María.


Pronto comencé a preguntarme: "¿Qué importancia tiene María para la historia de su hijo?" ¿Era solo la madre sustituta que llevaba a Jesús? ¿O era más que eso?


Nuestra preocupación por quién era María y su papel en nuestro camino de fe proviene de la simple realidad de que fue a través de su vientre que vino nuestro Salvador. Dios la eligió. Y aunque puede que no haya nada especial en María para obligar a Dios a elegirla, Dios aún la eligió e hizo su vida especial cuando lo hizo.


María representa algo de la misión de Jesús. Ella representa la posibilidad frente a la imposibilidad. Ella representa la voluntad y la bendición de Dios en y desde un lugar poco probable.


En Lucas 1:48, María nos da la razón principal por la que canta a Dios: "... porque ha mirado con favor la condición humilde de su sierva".


María se encontró en la intersección de muchas identidades: una pobre mujer galilea en un embarazo aparentemente ilegítimo. Cada uno de esos adjetivos tiene un impacto emocional y la coloca al margen de la sociedad. 


Quizás, como María, también te encuentras en los márgenes, pero de alguna manera también en el medio, no perteneciendo ni aquí ni allá; a este lugar ni a ese lugar-- como decimos en nuestra casa. Quizás esto te haya dejado preguntándote dónde podrías encontrar hogar. Quizás este lugar desconocido y ambigüedad es lo que sientes en el trabajo, en las reuniones familiares, incluso en la comunidad de su iglesia.


A menudo, vivir con esas tensiones e intersecciones solo lo califica para ser olvidado, sin importancia y sin un hogar real en la sociedad. Pero no estás solo!


Jesús es bien conocido por cumplir las palabras del profeta en Isaías 61 cuando dice: "Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos y libertad a los presos". Esta fue una declaración de que su misión, si bien estaba dirigida a toda la creación, estaba dirigida de manera única y apasionada a los vulnerables de la sociedad, a menudo los pobres, los huérfanos y las viudas.


Jesús deja en claro que tanto su mensaje como su misión le fue dada por su padre en el cielo. Pero no puedo evitar imaginar cuánto de estos mensajes también experimentó de su madre, Mary, y del entorno en el que nació. Antes de que Jesús naciera, en el anuncio de la concepción, María declaró: "Ha satisfecho a los hambrientos con bienes y despidió a los ricos con las manos vacías". (Lucas 1:53)


Puede que no veas muchos modelos que reflejen tu jornada, hermana. Jornada que reflejan las tensiones con las que vive; que se encuentran en las mismas intersecciones que tú. Pero esa es una buena señal, porque no todos caminamos por el mismo camino, pero todos caminamos con el mismo Salvador. Elegir a María y el reconocimiento de María de lo que Dios estaba haciendo es especial. Gabriel, el ángel lo sabía. Ella lo sabía. Elizabeth lo sabía. Y seguiríamos en ese mismo legado si también lo reconociéramos. En esta temporada estoy agradecido por María, la madre de nuestro Salvador. Y oro por ti, para que comiences a alabar a Dios por el lugar de donde vienes.


Tiempo de refleccion:



  • ¿Dónde has vivido avergonzado porque tu camino con Jesús no se parece al de tus amigos o incluso al de otros cristianos?

  • ¿Ha mirado sus tensiones con desdén porque las ha visto como obstáculos? Teniendo en cuenta la historia de María, ¿cómo puedes ver ahora tus tensiones como un regalo para ti en el camino?