Plenitud

Día 2 de 4 • Ver la lectura de hoy

Devocional

Nunca tendré hambre




Siempre que permanezcas cerca de Jesús, nunca tendrás falta del sustento diario, es su promesa. Él no te rechaza ni te echa fuera, por el contrarío te invita a que le busques y te acerques con humildad de corazón cada día. 


El poder sobrenatural de Dios se manifestará a ti, de maneras que ni te imaginas. Solo permite que Él obre en tu vida.


No actúes bajo la presión de las circunstancias que te rodean, solo ven y acércate a Él. 


Oremos: Mi buen padre celestial, tú tienes el control de todas las cosas y cuidas de mí siempre. Perdóname por dejarme llevar por las presiones y dudar de tu protección, quiero estar cerca de ti todos los días. ¡Amén!