Sigue siendo Dios

Dia 1 de 3 • Ver la lectura de hoy

Devocionales

 Día 1: El pacto del arcoíris


En estos momentos, en este mundo donde nada es seguro, donde nada es estable, donde todo cambia y es alterable; que importante es encontrar algo seguro cada  mañana. Lo único seguro es Dios, el único que estará siempre en toda situación ese es Dios. Encontrar algo estable es el gran desafío, pero no tengas duda de que tiene nombre y es Dios. 


Hay algo que desde chico me llamaba la atención que es el arcoíris. Aparece en esos días de lluvia, cuando luego sale el sol podremos ver el arcoíris. Un arcoíris es un gran arco formado por franjas de distintos colores. Se genera por reflexión de la luz del sol en el agua dispersa en la atmósfera. La luz solar se descompone en el cielo cuando atraviesa las gotas de agua.


Podemos encontrar el arcoíris en la Biblia. Lo encontramos en el libro de Génesis, luego del diluvio en la historia de Noé, cuando Dios establece el pacto de que nunca más destruiría la tierra con un diluvio. El arcoíris es señal de ese pacto que Dios hizo con todos nosotros, con la humanidad.


Luego lo encontramos en Apocalipsis, el arcoíris alrededor del trono de Dios, recordando ese pacto. Algo curioso es que esta señal aparece en el primer y último libro de la Biblia. Aquello que Dios nos promete lo sostiene hasta el final, porque Él es el mismo ayer hoy y siempre y sus promesas no cambian. 


En el medio, entre Genesis y Apocalipsis pasaron muchas cosas. El tiempo que hay entre que Dios hace una promesa y la promesa se cumple está lleno de momentos de paz pero también lleno de pruebas y tormentas que quieren venir a derrumbarte pero Dios sigue siendo Dios. El compromiso de Dios con la humanidad, con tu vida, con tu familia, con tu futuro, lo mantendrá intacto, sigue siendo el mismo y no te defraudará sino que cumplirá su promesa.